Los documentales y biopic requieren un análisis específico y meticuloso, Íñigo Trojaola es editor jefe de documentales de Canal+ cree que "Brett Morgen (director de Cobain: montage of heck) es un gran director y narrador, ""El chico que conquisto Hollywood"" sobre Robert Evans es un hito en la historia del género". Eugenia Poseck es una prestigiosa documentalista, coincide con Trojaola en el momento de mencionar a la realizadora Agnés Varda como creadora de documentales significativos. Ella elige "Los espigadores y la espigadora", mientras que Íñigo prefiere "Las playas".

"Una película documental debe ser honesta y ambiciosa en su planteamiento creativo y en su acercamiento al personaje, alejarse de la complacencia, iluminar y entretener" sostiene Trojaola.

Para Poseck "una película documental se diferencia de un reportaje básicamente porque aporta a la narración el punto de vista del realizador. Es decir desde dónde se posiciona respecto a lo que está narrando. Además es un viaje, un recorrido de búsqueda que al irse plasmando en imágenes, va conformando un relato que no plantea a priori un guión establecido y rígido".

Muchas veces el estreno de una película viene acompañado de precedentes sensacionalistas y noticias escandalosas como método de promoción. No parece ser el caso de Cobain: montage of heck, pero bien podría ser una excusa comercial para mantener vivo al género documental.

"En ocasiones los documentales parten de una oportunidad comercial y son grandes películas. Cualquier documental que tenga un éxito comercial, que son muy pocos, se lo merece tanto o más que cualquier otra película.

Vídeos destacados del día

Aún hay gente que oye la palabra documental y se aleja del contenido pero cada vez hay más público que sabe que muchos documentales emocionan y entretienen tanto o más que una obra de ficción, ""Citizen Four"" de Laura Poitras es un gran ejemplo. Un documental ha de ser ante todo una buena historia bien contada" responde Trojaola.

Poseck afirma que "hay en los espectadores mucho prejuicio peyorativo respecto a qué es un documental, incluso se dice ""los documentales de La 2"", en el sentido de documentales de naturaleza que producen sopor, vistos para dormir la siesta. Esto me hace pensar que el biopic sí puede constituir un gancho comercial respecto a llevar gente a una sala de Cine y acostumbrarlos a que este género es factible de ver al igual que la ficción, pagando una entrada".

Como editor jefe de documentales Íñigo asegura que "a pesar de ser un género menos protegido y apoyado institucionalmente que otros consigue sorprender al público cada año y tener una cosecha de títulos buenísimos.

Le falta exposición, talento hay de sobra". Con él coincide la realizadora y defensora del género Eugenia Poseck quien ve el mercado europeo para los documentales como "muy dinámico, hay mucho movimiento, existen cientos de festivales especializados, espacios dedicados a ellos, y la gente está animada. De a poco el público va demandando este tipo de películas".