Hay actores que merecen aplausos cuando sus funciones terminan, a los que los aplausos les constatan el gran trabajo realizado y el agradecimiento del público al buen rato ofrecido, y existen otros intérpretes que los merecen incluso antes de cualquier representación.

Son los menos, los elegidos, podría decirse, los que cada vez que se introducen en un personaje nos encandilan con el más perfecto de los recitales, confirmando que su capacidad para mejorar sigue intacta y que no se han acomodado detrás de un nombre consagrado.

Al Pacino es uno de ellos.

No siempre escoge los proyectos adecuados, a veces se equivoca completamente y él es lo único que puede salvarse de un producto erróneo y mal ejecutado, caso de 88 minutos o Asesinato justo, pero si acierta y se convierte en un ingrediente más de un todo impoluto, como ocurrió con Tipos legales o Insomnia, el mito revive y ocupa de nuevo la posición que conquistó cuando empezaba, ya en lo más alto, con las dos partes más laureadas de El Padrino.

Actualmente tiene cuatro películas por estrenar: Salomé, que lo une a Jessica Chastain, actriz a la que él mismo llamó para que colaborara a su lado debido a la admiración que el intérprete sentía por ella, Manglehorn, del director de Súperfumados y Joe, aquel descubrimiento en la carrera de Nicolas Cage, Danny Collins, junto a Annette Bening y Christopher Plummer y La sombra del actor, de Barry Levinson, con la misma Greta Gerwig que enamoró a muchos fans de Frances Ha.

¡No te pierdas las últimas noticias!
Haz clic en el tema que más te interese y te mantendremos al corriente con aquellas noticias que no debes perderte.
Televisión

Pero en breve serán solo tres, ya que esta última ya tiene fecha para encandilar en nuestras pantallas: el 24 de abril, un día después del Día del Libro y uno antes del cumpleaños de su protagonista.

En La sombra del actor, título español para The Humbling, traducida como La humillación en la edición de la novela en castellano de la obra de Phillip Roth en que se basa, Pacino vive, metido en la piel de Simon Axler, el infierno de las horas bajas en su profesión y el descubrimiento de un amor que no esperaba ver llegar.

En un momento en que Hollywood parece tener descartados a los más ilustres actores para las películas a las que da mayor relevancia porque son el centro de la taquilla, tener la oportunidad de disfrutar con un mito que sigue en activo y ofreciendo espléndidos trabajos debería ser objeto de regocijo por parte de los amantes de las imágenes en movimiento que nos cuentan historias en las que vernos reflejados.

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!
Haz clic para leer más