Hace sólo 50 años, los Estados Unidos han pasado de ser un país donde la comunidad negra veía muy limitados sus derechos, entre ellos el derecho al voto, a tener al primer presidente de color de la historia; Barak Obama organizó una proyección privada de la película en la Casa Blanca, tras la que felicitó a su directora. Aunque aún queda camino por andar, el recorrido es significativo.

Tras siete años de idas y venidas, el proyecto de hacer la película lo ha llevado a cabo la directora Ava Duvernay, que escribió el guión junto a Paul Webb.

En 123 minutos nos resume la vida de Martin Luther King a lo largo del año 1965, mostrándonos no sólo su faceta política sino también la familiar, sus dudas como hombre que se ha autoimpuesto una importante misión. David Oyelowo da vida al personaje, mientras Tom Wilkinson interpreta al presidente Lyndon B. Jhonson, que al final de ese año termina concediendo el voto a la comunidad afroamericana. En tanto que Kin Roth encarna al gobernador de Alabama, George Wallace, representante del racismo extremo.

Justamente el 7 de marzo se cumplen los 50 años de la salida de la marcha desde Selma a Alabama, 80 kilómetros las separaban y los integrantes de la misma habían de atravesar el Puente Petus, allí la policía cargaría contra ellos con porras, hierros y gases lacrimógenos de un modo brutal e innecesario pues la marcha era pacífica; Luther King y sus seguidores predicaban la no violencia. Cayeron cientos de heridos en lo que fue llamado "El Domingo Sangriento".

Las imágenes fueron transmitidas por la televisión, de modo que todos los hogares estadounidenses pudieron visionarlas. La película intenta mostrar también la enorme importancia que tuvieron los medios en el conflicto.

La canción principal de la película titulada "Glory" ha sido este año la ganadora al oscar a mejor canción, la otra única nominación con la que contaba era a mejor película; muchos han hablado de injusticia.

Otro hecho curioso es que los guionistas han tenido que reinterpretar los discursos originales de Marttin Luther King, pues están registrados con copyright y curiosamente el dueño de los mismos es Steven Spilberg, que los compró con la intención de hacer un biopic sobre el personaje.

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!
Haz clic para leer más