Armas de mujer fue el título en España del más elocuente Working girl original. "Mujer trabajadora", de esta forma tan sencilla y rotunda se denominó a la comedia de Mike Nichols que fue todo un exitazo de taquilla a finales de los años ochenta. En ella, una Melanie Griffith en el mejor momento de su carrera tenía la oportunidad de sustituir a su jefa durante su baja y en ese periodo descubre lo que ésta planeaba hacer con un informe que le había elaborado y que, según parecía, no tenía interés alguno.

No te pierdas las últimas noticias Sigue el canal Música

Tan espectacular como siempre, Sigourney Weaver interpretaba a esa jefa, y las dos actrices fueron nominadas al Oscar, sin que finalmente pudieran conseguirlo. Pero su retrato del mundo laboral de hace tres décadas sigue siendo tan reivindicativo como hoy, cuando todavía se sigue celebrando el Día de la Mujer Trabajadora a modo de llamada de atención para lograr la igualdad total por la que se lleva siglos luchando.

El cine, como vemos, también ha reflejado el mundo en el que la mujer ha de moverse cada día, y si bien vemos algunas en puestos de responsabilidad, y siendo auténticas heroínas hasta del Cine de acción, como la propia Weaver en la saga Alien, Milla Jovovich en la de Resident Evil o a Scarlett Johannson en la reciente Lucy, lo cierto es que las estadísticas hablan de que solo el 10% del celuloide perteneciente a este género cuenta con mujeres en sus papeles principales, aunque luego la taquilla responda igual de bien si son ellas las que dan las patadas y disparan las armas.

En el ámbito social el cine ha mostrado con seriedad la problemática que han ido encontrando en sus distintos trabajos, caso de Charlize Theron en En tierra de hombres, donde la actriz interpretó a la primera mujer que, en 1984, ganó un juicio por acoso laboral ocurrido en las minas norteamericanas.

Vídeos destacados del día

En Mataharis, Itziar Bolláin contó lo difícil que era para muchas conciliar la vida laboral con la personal y en El diablo viste de Prada se contaba la historia desde otro punto de vista: las protagonistas eran tres mujeres, dos de ellas una periodista y la asistente de una despótica jefa, interpretada por Meryl Streep, que se unen para ayudarse y darse ánimos en el devenir cotidiano del angustioso ambiente que flota en la revista para la que trabajan. Una Meryl Streep que, por cierto, este mismo año estrenará Sufragette, donde interpreta a Emmeline Pankhurts, la activista que dirigió el movimiento que pedía el derecho al voto de las mujeres en la Gran Bretaña de principios del siglo XX.