Cada vez es más difícil encontrar Cine adulto en la cartelera. Ésta, últimamente se compone de cintas destinadas al público adolescente, que es el que llena las salas los fines de semana en busca de la acción y la fantasía que la gran pantalla le ofrezca. Decenas de títulos contienen estos ingredientes, cada vez más, y cada vez con más copias en multicines preparados para acoger a espectadores ávidos de leyendas que aseguren un rato de espectacular evasión. ¿Y qué ocurre con quienes desean ver películas de corte adulto? Que probablemente tengan que acudir a salas más especializadas y dispongan de menos copias, por lo que será más complicado acceder a ellas y, en algún que otro caso, haya a quien no le merecerá la pena el desplazamiento.

Pero lo cierto es que para títulos como El año más violento sí es recomendable trasladarse donde la película se proyecte, porque más allá de que el resultado guste o no, que eso cada uno tendrá que comprobarlo por sí mismo, ya que no se trata de la clase de relato que a priori se aprueba o se suspende con prejuicios que a posteriori se demuestra que fueron muy precisos, independientemente de que la película horrorice o entusiasme, insisto, tiene dos protagonistas de excepción, dos actores de los que Hollywood no debería prescindir ni para el género de animación: Oscar Isaac y Jessica Chastain.

Verlos juntos es una auténtica gozada, una obra de arte de valor incalculable, con el aliciente de que ambos son jóvenes y se han ganado ya un lugar en la antesala que la industria va preparando, solo a los mejores, para situarse al lado de aquellos que los años dorados del cine lograron calificar como tal.

Respecto a Jessica Chastain, se habló de una posible candidatura al Oscar como mejor actriz secundaria por su trabajo en esta película. Que no consiguiera ser finalista demuestra una falta de buen criterio que no será fácil que puedan corregir en un año venidero, como acostumbran, con alguna interpretación menor, ya que la actriz, hasta el momento, solo ha sido capaz de ir superándose.

Y qué decir de Oscar Isaac cuando en la pasada entrega de los premios de la Academia A propósito de Llewyn Davis, una de las obras maestras de los hermanos Coen, obtuvo dos nominaciones técnicas y lo dejaron a él fuera de las candidaturas artísticas, siendo, como es, el alma de esa joya. Pero es que en este 2015 tampoco lo han incluido entre el quinteto de mejores actores del año, algo que ya resulta llamativo pese a que los cinco que compitieron por la estatuilla realizaban trabajos inolvidables.

El suyo también lo era, y la muestra de que merecía el reconocimiento de sus compañeros llegará cuando los espectadores se pregunten, tras haber visto la película, qué llevaría a los académicos a prescindir de una interpretación tan acertada.

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!