No es solamente en España donde se oyen voces clamando por la supresión de subvenciones estatales, autonómicas o municipales a espectáculos o recintos culturales, aunque éstas sean pequeñas. En Francia, donde la Cultura es casi sagrada para sus habitantes, está el partido de Le Pen y también la derecha moderada (UMP), que no ve bien tanto dinero para subvenciones culturales.

En Béziers, al SE de Francia, donde François Truffaut rodó algunas películas, con un alcalde del FN desde hace un año, Robert Ménard, ex Presidente de Reporteros Sin Fronteras, las elecciones departamentales, con el FN siendo muy votado sobre todo en esa zona francesa, según cuenta el diario Le Monde, pueden provocar el cierre del Teatro SortieOuest si gana el partido de Ménard.

Anuncios
Anuncios

Henri Bec, el candidato local a las departamentales del FN, decía que "no me molestaría que ese sitio [el teatro] cierre. Gastamos demasiado en Cultura, podrían reducirse los impuestos gastando menos". Fatima Allaoui, otra candidata de derechas, eliminada en la primera vuelta, también pide el cierre del teatro (una de sus promesas electorales era cerrarlo "por que es demasiado caro"), y pide el voto para Bec.

Jean Varela, director del teatro SortieOuest, denuncia los ataques al mismo: "Nos atacan por lo que somos, un sitio con una programación exigente, en donde la palabra circula libremente. Hay otros teatros en la zona que cuestan dinero, y que programan obras comerciales, divertimentos. Ellos no están inquietos".

Recuerda que este teatro se creó en 2006 "para evitar que hubiera un vacío cultural en Béziers", con el apoyo del Estado francés, el Departamento de allí y la región, con una subvención que roza el millón de euros. El candidato socialista, Jean-Michel Du Plaa, también es Presidente de la asociación que dirige el SortieOuest, y según Varela, "él es un hombre culto, muy apreciado aquí".

Curiosamente, tanto el FN como la UMP (derecha moderada) tienen opiniones parecidas contra este teatro, aparte su alto coste en dinero público.

Anuncios

Un diputado de UMP denuncia que Jean-Pierre Peláez, dramaturgo nacido en la zona y muy conocido allí, nunca ha sido programado en el mismo, y que sólo programan obras "de un marcado carácter militante", lo que lamentaba el propio autor en una carta enviada al político.

Peláez fue recibido por el Presidente del Consejo General del Departamento, y éste le dijo que Jean Varela tiene libertad de cómo dirigir el teatro, que no se le pueden imponer qué autores puede programar, lo que no quiere decir que no se fije en autores locales, habiendo entre sesenta y ochenta compañías teatrales en la zona.

Esto último podría recordar lo que pasa en España con las peleas políticas en lo cultural, como esos pueblos que sólo contratan a artistas afines para sus Fiestas Mayores, según el partido que mande en cada Municipio o región en cada momento.

Pero en Francia, cuya política estatal cultural es la obra de calidad, mucho más que la puramente comercial, sorprende que busquen imponer algunos partidos su propia "marca cultural", y más sabiendo qué gustos tiene el partido de Robert Ménard, cuya actual mujer es militante de la ultracatólica Civitas, que ataca lo que considera inmoral, es decir, todo, y asiste a todas las manifestaciones contra el matrimonio homosexual.

Y eso que Ménard, cuando era joven, era de izquierdas, y ha acabado casi como Pío Moa.

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!
Haz clic para leer más