David Cronenberg, director especial, siempre interesado en mostrar la cara "b" del ser humano, en esta ocasión le ha tocado a Hollywood, donde la búsqueda de la popularidad y sus consecuencias son las protagonistas. Hace muchos años que Cronenberg se desliza por los parajes más incomodos del ser humano, aquí vuelve a incidir sobre algunos rasgos ya clásicos en su obra, donde los vicios (sexo,alcohol) son compañeros de viaje de unos protagonistas que pese a su vida acomodada viven una vida en la que echan a faltar muchas cosas.

Julianne Moore sigue regalándonos su buen hacer en esta interpretación donde es una actriz en la cuesta descendente de su carrera y que busca interpretar el papel de su propia madre en una nueva película.

Su terapeuta, John Cusack, maneja la vida de su hijo, interpretado por Evan Bird, un joven actor que maneja sus adicciones lo mejor que puede, mientras intenta maniobrar en el difícil paso de estrella infantil a juvenil en la meca del Cine. Además tenemos a una mujer sobreprotectora, Olivia Williams y a una hija, Mia Wasikowska, recién salida de un centro psiquiátrico que busca el cariño y la aceptación de sus padres. El ansia por la fama y el morbo por ella llegan incluso por parte de los que llegan a Hollywood con la mejor de las intenciones, como ocurre con Robert Pattison en un pequeño pero elocuente papel.

Película incómoda para muchos y que intenta retratar los rasgos más oscuros de un mundo de estrellas, éxito y fama que en muchas ocasiones encuentran a la infelicidad o a las carencias como compañeros de viaje.

Vídeos destacados del día

No es la primera película que toca estos temas, pero el ojo de Cronenberg, muy personal, aborda los temas sin escurrir el bulto, tocando lo más sagrado o lo más íntimo con una naturalidad pasmosa. No es un film para todos los públicos y quizás muchos de los espectadores de la admirada 50 sombras de Grey encontrarían aquí más morbo, pero este último trabajo del canadiense, se reserva para una minoría, la cual disfrutará sobre todo de la actuación de Julianne Moore. Si te gustó "Mudholland Drive" o " Hurlyburly", aquí tiene una película con similitudes a ambas y con el sello Cronenberg por supuesto.