Tal cual película de misterio relatada en cualquiera de sus creaciones, ha desaparecido en la ciudad parisina de Francia la estatuilla concedida al célebre director de cine Charles Chaplin, merecida por el filme Charlot. Valorado en más de un millón de dólares, el trofeo fue usurpado de una institución cuyo nombre ha permanecido en el anonimato y se detalla que en el robo estuvieron involucrados varios sujetos que no han sido identificados.

Sin embargo, se conoce que los individuos sabían exactamente el lugar en el que estaban los objetos, por lo tanto se supone que fueron personas cercanas a la sociedad en la que eran custodiados. Los raptores se las agenciaron también para robar un conjunto de plumas que pertenecieran a la excelsa figura del cine mudo y sonoro, las cuales están tasadas en nada más y nada menos que en 90 mil 765 dólares o aproximadamente 80 mil euros cada una. El Oscar de Honor sustraído, a pesar de tener solo 30 centímetros de largo, sobresale por estar cubierto por una elegante capa de oro de 24 kilates, razón suficiente para un costo de 1.13 millones de dólares.

A raíz de estos sucesos, el órgano de justicia de París ha abierto una investigación con un equipo experto en robo de obras de arte, pues esta constituye un ultraje contra la figura de quien fuera considerado uno de los productores más famosos y representativos de los inicios del séptimo arte, en su versión inicial de cine mudo. Charles Chaplin sobresalió como una leyenda cinematográfica del siglo XX por su excelente interpretación de temas polémicos desde una visión crítica, siempre manejados inteligentemente y con humor.

Sus filmes más meritorios como Tiempos modernos, Luces de la ciudad o El gran dictador, a pesar de no recibir lauros por la academia de cine, tuvieron siempre el premio de su audiencia por la calidad de sus propuestas audiovisuales tanto en blanco y negro, como luego a color.

El prolífero creador consiguió solamente tres #Oscars, incluso dos de ellos estando en el exilio.

Primero en el año 1929 durante la inicial entrega de los premios de las Academias de las Artes, como se denominaron inicialmente los Oscar, por la película The Circus o El Circo; el segundo gran premio fue un Oscar Honorífico en 1972 y recibió otro de esta institución en el año 1973 por la calidad de la música de su película Limelight o Candilejas.