El de Lupita Nyong´o fue uno de los Oscar más obvios de la última ceremonia de los premios de la Academia de Hollywood, y se hizo con él por ser considerada la mejor actriz secundaria gracias a 12 años de esclavitud, en la que interpretaba a una pobre mujer sometida, a la que su amo, Michael Fassbender, tenía completamente a su merced. Su intervención en la película no era larga pero dejaba huella, y eso no pasa desapercibido para los votantes, así que empezó a caminar por las alfombras rojas de los distintos premios de la temporada, causando sensación cada vez que llegaba a ellas.

A los Globos de Oro acudió con un vestido rojo de Ralph Lauren que habría sido el más aplaudido en un desfile del modisto. Lupita estaba espectacular, como también se mostró en los premios del Sindicato de Actores, con un Gucci azul, o en los Oscar, con otro diseño del mismo color, esta vez de Prada y creado especialmente para ella, en un tono que hacía referencia a Nairobi, su casa, porque esa noche quería sentir cerca su tierra.

El liderazgo, la soltura y la naturalidad que la actriz recién descubierta para el Cine mostraba en la pasarela de los premios era tan llamativa como poderosa, y las marcas de moda se fijaron en su temprana profesionalidad y en su enorme potencial y la ficharon para que se convirtiera en su imagen. Miu Miu o Lancóme apostaron por ella y obtuvieron unas sensacionales campañas de gafas de sol, en el primer caso, y de sombras de ojos o perfumes en el segundo.

Lupita se convirtió en un referente del estilo y el buen gusto, y sin embargo su carrera cinematográfica, como tal vez podía augurar el Oscar, no ha terminado de despegar. Jaume Collet-Serra contó con ella para Non-Stop (Sin escalas), cinta de acción que tenía lugar en un avión y protagonizaba Liam Neeson, y J. J. Abrams la ha incluido en el reparto de Star Wars: Episodio VII - La fuerza renace, que veremos en diciembre.

Además estará en la próxima película de Mira Nair, directora de Salaam Bombay! y La boda del monzón, pero una joven que ha alcanzado tan pronto el olimpo del celuloide debería tener más oportunidades para demostrar esa valía que la Academia ya ha reconocido. Por lo pronto, el 22 de febrero, en los próximos Oscar, volveremos a verla luciendo alguno de los increíbles vestidos que suele llevar porque será, con toda probabilidad, la encargada de entregar el correspondiente al mejor actor secundario, y volverá a brillar fotografiada al lado del nuevo ganador.

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!
Haz clic para leer más