Los Goya 2015 han sido para La isla mínima, un thriller policíaco dirigido por Alberto Rodríguez y situado en las marismas del Guadalquivir, que ha tenido, desde el momento de su estreno, una gran acogida de crítica y público, llegando a ser número 1 de taquilla. Tradicionalmente parece que las Academias no se decantan por este tipo de cine a la hora de premiarlo, porque suele quedar relegado a apartados técnicos, si es que consigue alguna nominación. Lo normal es que el drama se haga con los premios principales, que la comedia brille por su ausencia y que el denominado "cine de género", en el que se incluyen los thriller, el terror y la ciencia ficción, queden en las últimas posiciones de los galardones importantes.

Pero si repasamos las cintas galardonadas en los premios Goya, y vamos haciendo recopilación de los títulos que no son específicamente dramas, encontramos No habrá paz para los malvados, de Enrique Urbizu, que fue la gran ganadora de su noche, con 6 de los premios principales. Anteriormente, Celda 211, de Daniel Monzón, cinta de acción dentro de una cárcel, Los Otros, film de terror de Alejandro Amenábar con Nicole Kidman como protagonista, Tesis, otro de suspense, ópera prima del director, Nadie hablará de nosotras cuando hayamos muerto, de Agustín Díaz Yanes, Días contados, de Imanol Uribe y Amantes, de Vicente Aranda, un drama, sí, pero con enormes tintes de cine negro.

También Todos a la cárcel, Belle epoque, Mujeres al borde de un ataque de nervios o La niña de tus ojos merecen citarse, porque son comedias que ganaron los Goya principales.

Vídeos destacados del día

Y llevamos 29 años de premios nada más, así que las cuentas rompen la mala fama de que las Academias no se decanten sino por cine lacrimógeno y sentimentaloide, ese que está menos destinado al público joven, que es el que más acude a las salas. O por lo menos es lo que ocurre en la Academia de cine en España, que premia dramas, como todas, pero no de forma alarmante, por lo que es posible pensar que otros géneros, aquí, sí tienen la posibilidad de acceder a ser considerados los mejores del año.