Se lleva hablando de la posibilidad de que Javier Bardem interprete al malo de la quinta parte de la saga, que no nació como tal, de Piratas del Caribe, desde el pasado mes de octubre, pero se han confirmado ahora los rumores y ya es oficial que el actor español participará en el último título de la serie, que ha comenzado a rodarse en Australia.

Basada, su primera entrega, en una atracción del parque temático de Disneyland, cosechó un éxito tan enorme que Hollywood, ávido de producciones que funcionen en taquilla independientemente de la calidad que tengan, o de que el público proteste porque no sean de su agrado, se desató para rodar dos secuelas seguidas y, tras completar la trilogía, dio luz verde a una cuarta, de la que su protagonista femenina, la actriz Keira Knightley, ya no quiso saber nada.

Fue cuando entró Penélope Cruz en el reparto, en un papel muy distinto al de la estrella británica, y la recaudación de la película sumó números desorbitados.

La quinta, por lo tanto, llegaría en algún momento, y ese momento es este año, iniciándose el rodaje ahora con vistas a estrenarla en verano de 2017. Se llamará Dead men tell no tales y Penélope no estará en ella, pero si su marido, el canario Javier Bardem, que será el Capitán Salazar, un antiguo enemigo de Jack Sparrow. Johnny Depp, ni qué decir tiene, sigue interpretando al mejor personaje de su carrera, por lo que no es de descartar que, tras sus últimos batacazos en taquilla, remonte su cada vez más lejana buena fama con el inolvidable y entrañable Jack.

Por cierto, volverá a compartir pantalla con Bardem después de haberlo hecho en la cinta que le dio al español su primera nominación al Oscar, Antes que anochezca.

Bardem vuelve, así, a convertirse en el malo de la función. En Hollywood ya lo conocen en ese rol y lo han aplaudido por su maestría a la hora de dar miedo con personajes oscuros. No es país para viejos le otorgó el Oscar al mejor actor secundario con todo merecimiento y en ella se transformó en un ser terrible y temible que fue blanco de múltiples chistes debido a las fotos de promoción por su peculiar peinado pero que lograba congelar las carcajadas una vez visto en plena acción en la película.

El peinado dejaba de importar y su pistola de perno cautivo centraba la ansiedad que su sola presencia provocaba.

Y si aquel personaje lo consagró en la industria norteamericana, su villano de Skyfall, el último film de James Bond hasta el momento, no lo rebajaba de categoría. Se habló de otra posible nominación al Oscar, algo inusual para las cintas del agente secreto, tal era la excelencia con la que Bardem encaró a su Silva, otro monstruo estrafalario que al conocerlo imponía enrome respeto.

Por lo tanto, habrá que estar atentos a la nueva creación del actor, que puede volver a elevar la saga de los piratas a las cotas que alcanzó cuando nada sabíamos de ella y tanto la disfrutamos al descubrirla.

Sigue la página Televisión
Seguir
¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!