En los próximos Premios Goya, que se entregarán el día 7 de febrero, el de ella será uno de los rostros que más destaquen, cuando prácticamente acaba de empezar en el duro y bonito mundo de la interpretación. Comenzó en 2011, forjándose en cortometrajes y en series de Televisión, pero no ha sido hasta el pasado año en que todos nos hemos rendido a su talento gracias a que Jaime Rosales, director de aquella obra maestra que era La soledad, nos la presentaba en Cannes como protagonista de Hermosa juventud.

Ingrid García-Jonsson, sueca de nacimiento, como su madre, sevillana por parte de padre, dejó a un lado la carrera de arquitectura para buscar suerte en el Cine, y Rosales se la ha dado.

Con 23 años competirá en la categoría de mejor actriz revelación contra Yolanda Ramos por Carmina y amén, Nerea Barros por La isla mínima y Natalia Tena por 10.000 km, tres contrincantes muy apreciadas por el público a las que se une con toda la fuerza de su Natalia, la chica que se queda embarazada estando, tanto ella como su pareja, en paro.

Una cinta, la de Rosales, que ha logrado una estupenda acogida de crítica y público al haber sido calificada como la más comercial de su director. Cuatro actrices a la conquista de un premio que todas merecen pero que solo una puede ganar.

Y mientras la película funcionaba, se hablaba de ella en festivales y redes sociales, y se recomendaba en los cines donde, pese a su escasa distribución, se proyectaba, ella seguía con su trabajo de camarera, por si las llamadas para rodar más no llegaban.

Pero sí lo hicieron, y después de Hermosa juventud ha intervenido en varios cortos y en tres películas que las salas ya están a la espera de recibir, como Sweet home, film de terror con guión, entre otros, de Ángel Agudo, un erudito del género, o Embarazados, a las órdenes de Juana Macías, la directora que nos diera a conocer a Aura Garrido en Planes para mañana, la primera de las dos nominaciones al Goya que la actriz ha logrado.

Actualmente Ingrid rueda Toro, con Kike Maíllo al frente de un equipo en el que se encuentran Mario Casas y Luis Tosar, un western situado en Andalucía que puede ser una de las sensaciones de la taquilla del año que viene. Si en todos estos títulos García-Jonsson vuelve a hacer gala de la frescura con la que se transformó en la Natalia de Hermosa juventud, con ese personaje firme y frágil a la vez, tan convincente en sus circunstancias como en la piel de la actriz que le daba vida, parece claro que vamos a poder ver a su intérprete en unas cuantas películas más en un futuro próximo... y, por supuesto, lejano.

Sigue la página Televisión
Seguir
¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!