Se ha publicado en El País la carta de despedida del neurólogo londinense Oliver Wolf Sacks  (9 de julio de 1933), que ha dedicado su vida al estudio del cerebro y ha publicado múltiples libros en los que de un modo adsequible y cercano, a través de los casos de sus pacientes nos acerca al público general sus descubrimientos. Al leerla confieso sentirme a la vez admirada y conmovida.

Su libro más conocido es "Despertares", basado en una experiencia autobiográfica, del que también se ha hecho una película protagonizada por el difunto Robin Willians haciendo el papel de Sacks en su descubrimiento de como la droga L-dopa ayuda a los pacientes que se encuentran en estado catatónico por sufrir una encefalitis letárgica.

Robert de Niro es el paciente que en la película, gracias al descubrimiento, logra recuperarse aunque sólo sea de modo temporal.

Otra de sus obras más famosas es "El hombre que confundió a su mujer con un sombrero", en la que cuenta 20 historias clínicas de pacientes aquejados de extrañas enfermedades neuronales que les llevan a tener problemas de percepción o de pérdida de memoria, y que aún así poseen increíbles dotes artísticas o científicas.

La prosa de Sacks es cercana y apasionada, y así es también en su carta de despedida al mundo, publicada originalmente en el New York Times, en la que anuncia que tiene un Cáncer terminal a consecuencia de la metástasis de un melanoma ocular diagnosticado hace nueve años.

En su despedida toma como punto de partida la que escribió el filósofo Hume cuando le dijeron que estaba gravemente enfermo a los 65 años; Sacks agradece los años de más que él ha tenido con respecto al filósofo:

" He tenido la inmensa suerte de vivir más allá de los 80 años, y esos 15 años más de los que vivió Hume han sido tan ricos en el trabajo como en el amor"..."Soy una persona vehemente, de violentos entusiasmos y una absoluta falta de contención en todas mis pasiones" ..."me siento increíblemente vivo, y deseo y espero, en el tiempo que me queda, estrechar mis amistades, despedirme de las personas a las que quiero, escribir más, viajar si tengo fuerza suficiente, adquirir nuevos niveles de comprensión y conocimiento".

Sinceramente, cuando llegue mi hora me gustaría poder decir lo mismo. Gracias señor Sacks por una vida de dedicación al prójimo.

Sigue la página Libros
Seguir
¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!