Uno de los estrenos más esperados del año es la adaptación a la pantalla grande del best seller 50 sombras de Grey, que se producirá en España a mediados del mes de febrero, pero cuyas entradas en venta anticipada ya están batiendo récords. ¿Les gustará a sus lectores la adaptación de la novela? Cabe la posibilidad de que así sea, pero es bastante remota, como suele ocurrir cuando un libro ha sido muy leído y llega su versión en imágenes. La pregunta que cabe hacerse ahora es ¿por qué las adaptaciones de textos literarios habitualmente dejan a los lectores insatisfechos?

Hay varias respuestas posibles y todas ellas válidas: para empezar, se trata de lenguajes distintos, los recursos que utiliza la literatura son eso, literarios.

Los textos están hechos a partir de las palabras y las películas de imágenes, y por lo tanto la forma de contar lo mismo utilizará procesos diferentes. Por otro lado, no siempre se puede contar absolutamente todo lo escrito, ya que el tiempo de una película apremia y aunque estén permitidas las dos horas y media de proyección muchos directores, a veces instados por el estudio y otras por su falta de talento, no son capaces de contar en menos tiempo lo que no requeriría más de diez minutos. Además, en el caso de una narración con alto contenido erótico como la que se avecina, este se ve mermado en las imágenes, más bien queda sugerido, ya que la permisibilidad al respecto en las pantallas no es demasiado alta.

Pero hay más razones por las cuales las adaptaciones decepcionan, como que el reparto no dé la talla con respecto a lo que imaginamos al leerla.

Vídeos destacados del día

A este actor no le pega el papel es una de las frases más escuchadas por los fans de las novelas, y de hecho en este caso el proceso de casting fue complejo y no acabó de gustar por completo a los potenciales espectadores, ya predispuestos desde el inicio del rodaje a ver su resultado. Y por último, pero tal vez lo más importante, estriba en la visión personal que cada uno tiene de lo leído, en las imágenes mentales recibidas de las descripciones o de la manera en que los diálogos se recitan.

Unas y otros deben coincidir exactamente con lo que el lector mentalmente vio y oyó, porque de no ser así, este las recibirá como incompletas. Si no corresponde fielmente cada imagen con cada palabra el resultado no habrá sido el esperado, y eso es algo materialmente imposible de conseguir, ya que no hay dos lecturas iguales del mismo texto. Sin embargo, y aquí reside la grandeza de ambos medios, a las películas basadas en #Libros muy leídos siempre se les da una oportunidad, todo el mundo las espera impaciente, la curiosidad a menudo es la que gana la batalla. #Cine