Los Oscar tienen su comida de nominados y los Goya su fiesta, cada Academia hace una celebración con sus elegidos del año cinematográfico, y el español ha sido especialmente bueno, tanto en calidad como en la taquilla, ya que el público ha respondido y ha acudido más encantado que nunca a ver las producciones nacionales. Todos desconocemos cómo va a ser la ceremonia en la que los nominados salgan con el Goya debajo del brazo, o sin él, pero la gala de nominados ya ha tenido lugar y lo ha hecho con bastante poco acierto.

Y no me refiero a la caída de la actriz Elena Anaya al llegar a su asiento, eso le puede pasar a cualquiera y si no, que se lo pregunten a Jennifer Lawrence.

Todos los nominados han ido ocupando sus asientos en el escenario de una de las salas de los Teatros del Canal en la que ha tenido lugar el acto, mientras unos rápidos vídeos de sus nominaciones en las categorías correspondientes los iban identificando.

No han tardado mucho en sentarse todos, técnicos y actores juntos, para dar comienzo a la fiesta. Lo malo ha sido la luz tenue que los iluminaba, ya que en ese momento se primaban los vídeos de las películas en las que habían trabajado, para una vez acabados, encender completamente el escenario. El error ha consistido precisamente en esconder tras esa escasa luz a los protagonistas del evento: los vídeos, en este caso, debían haber estado en segundo plano, con todos los focos al servicio de quienes los han generado.

Una vez sentados, la maestra de ceremonias, la actriz Toni Acosta, ha hablado de los nervios que se pasan desde que se sabe que se está nominado hasta que se averigua si se ha ganado. Recalcó con cierta ironía que ella no lo sabía por experiencia propia, porque no la habían nominado nunca. Eso sí, incidió en una idea interesante: solo uno de cada cuatro van a salir como ganadores el próximo día 7 de febrero, lo cual los deja en un 25% de posibilidades de obtener la gloria en sus categorías. ¿Parece poco? No, es una barbaridad si lo comparas con el 21%, en clara alusión al IVA cultural.

A continuación tomó la palabra el Presidente de la Academia, don Enrique González Macho, para dejar claro que pese a los problemas que sigue habiendo en el Cine español, esa no era una noche para quejarse porque había sido el mejor año que se recuerda desde que hay registro de datos de recaudación.

Lo que sí hizo fue pedir más colaboración y entrega a la Conserjería de la Comunidad de Madrid para ayudar a nuestro maltrecho Cine, y en respuesta a su petición se le comunicó, a través de Ana Isabel Mariño, consejera de Empleo, Turismo y Cultura, la creación de la primera edición de la Ventana del cine madrileño, que incluye incentivos para la producción de los largometrajes y para el impulso de las coproducciones.

Otra buena noticia a sumar a las ya conseguidas por nuestra cinematografía en el pasado año.

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!
Haz clic para leer más