Aunque los científicos, aún no pueden confirmar los hechos, lo cierto es, que este fin de semana se ha hecho un gran descubrimiento, que si se confirman las ideas, estaríamos hablando de los restos de Cervantes. En el convento de las Trinitarias, en la cripta que allí se encuentra, se ha encontrado un féretro, que si se confirman las sospechas, pertenecería al gran escritor del siglo XVII, Don Miguel de Cervantes, el Príncipe de las Letras.

Los expertos, llevaban en la zona del convento desde abril, con inspecciones con microcámara en la zona de la cripta donde se hallaba el féretro. Allí se encontraron las iniciales M.C. realizadas con tachuelas en un ataúd, que contiene huesos, los que todo indica, que pudieran pertenecer al escritor universal. El féretro se encuentra en un estado bastante estropeado por la humedad y el equipo investigador dirigido por el médico forense Francisco Etxeberria, aún no se atreve a asegurar que los restos óseos encontrados en el habitáculo sean los del escritor.

Ahora su tarea consistirá en segregar los huesos infantiles de los procedentes de osamentas adultas. Cuando los de adulto sean separados y aislados, Tras esto, se proseguirá, descartando los femeninos de los masculinos, tarea no demasiado complicada, por las diferencias óseas existentes entre un sexo y otro. Cuando esto ya halla concluido, y ya con los restos óseos masculinos totalmente separados, se procederá a investigar dichos huesos en busca de lesiones de las que son sabedores que tenía Cervantes en su osamenta como la atrofia que tenía en los huesos del metacarpo de la mano o los impactos de pelotas de arcabuz en el esternón del escritor, tras su participación en la batalla de Lepanto. Además, los investigadores también son conocedores de más datos al respecto como la falta de piezas dentales que tenía al morir, con únicamente seis piezas y una artrosis que deformaba, combando, su columna vertebral.  #Arqueología

Con todos estos datos, que los estudios del escritor a lo largo de los siglos, se han recopilado, los médicos y forenses ahora, basarán sus estudios para intentar identificar en los huesos hallados, los de Cervantes. Esta tarea será lenta y detallada antes de que podamos saber nada, pues será un estudio exhaustivo, para no caer en errores posibles. Una cosa es que todo apunte a que así es pero ahora toca demostrarlo y trabajar con unas herramientas delicadas y difíciles de tratar, por la antigua naturaleza de los restos hallados. Iremos sabiendo sobre el hallazgo con los meses y sobre las investigaciones