El Proyecto Djehuty acaba de comenzar una nueva campaña arqueológica. Son ya 14 campañas que dirige José Manuel Galán, investigador del CESIC en el oeste de Luxor. Podremos ver muy pronto una serie de documentales en Televisión Española que llevan por nombre En busca de Djehuty, entre tumbas, momias y jeroglíficos que ilustrarán las 14 campañas llevadas a cabo en Egipto.

Djehuty fue el supervisor del tesoro de la reina Hatshepsut en torno al año 1470 a. C. y a la vez desempeñaba las funciones de supervisión de los trabajadores y de los artesanos.

Por un lado se encargaba de recaudar los impuestos de los vasallos de la reina, mientras que por otro lado los metales que recaudaba los dirigía a los templos para ornamentar todas las construcciones de la reina. Era además un intelectual. En su cámara sepulcral es impresionante ver las inscripciones que mandó a colocar de los textos más antiguos, de los textos de las pirámides. Es un verdadero canto a las letras.

Lo bonito del proyecto, dice José Manuel Galán, "es que teniendo un yacimiento relativamente pequeño, encontramos evidencias desde el año 2000 a.

C. hasta la época grecorromana. Tenemos 2000 años de historia de distintas épocas bien documentada, abundante e interesante". Los últimos hallazgos revelan que fue descubierta una tumba reutilizable del Imperio Medio de la Dinastía XI del año 2000 a. C. Es una tumba de grandes dimensiones y pasillos gigantescos, que había sido reutilizada por la Dinastía XVII unos 400 años después. El volumen material, tanto de restos cerámicos como de restos humanos es enorme.

Han decidido esperar un tiempo para continuar su excavación.

De igual manera han excavado los patios de la tumba de Djehuty, porque normalmente se dejaban sin excavar, y de ahí, el equipo del proyecto ha decidido dejar una aportación. Se están sacando a la luz enterramientos de la Dinastía XVII, que es uno de los momentos más importantes de la historia de Egipto, que significa el momento en que se empieza a fraguar el imperio.

Digamos que la Dinastía XVII, representa las raíces del imperio egipcio, pero a pesar de su importancia se conoce bien poco, es un período de crisis, hay menos recursos, el poder está fragmentado en distintas autoridades locales y hay menos información.

Excavando la dinastía XVII se está en disposición de aportar información. Es interesante la excavación porque estaba debajo del poblado que fue demolido en el año 2006 y la gente fue realojada en un pueblo moderno cercano. En ese momento se amplió el yacimiento y lo curioso es que las tumbas de la Dinastía XVII estaban debajo de las casas modernas, a dos o tres metros de profundidad de las casas de la gente del poblado que colaboró en la expedición.

Se encontraron 200 vasijas y un enterramiento intacto.

Los objetivos de la nueva campaña, que comenzó el 12 de enero de este año, es seguir excavando la dinastía XVII para ver que nuevos personajes surgen. Se seguirán estudiando las momias de ibis y halcones que se encontraron a centenares dentro de una tumba. Es un estudio fantástico sobre la fauna del siglo II a. C. y se seguirá restaurando y limpiamdo la tumba de Djehuty para devolverle la apariencia original. Se están colocando luces led para que quede todo bien y pueda ser visitada por los turistas que es el objetivo final. "Djehuty se sentiría orgulloso de todo lo que se está haciendo por su memoria", aclara el director del proyecto.

A través de la página web excavaciónegipto.com se puede seguir todo lo relacionado con el Proyecto Djehuty.

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!