Mundialmente conocido como el más grande escapista de todos los tiempos, un extracto de la peligrosa vida de Ehric Weiss, alias Houdini, podrá verse está noche a las 22 horas en su estreno televisivo por el Canal Discovery Max.

Con Adrien Brody a la cabeza interpretando al gran mago, y bajo la dirección de Uli Edel, en una producción para History Chanel, la miniserie que hoy se estrena se compone de cuatro capítulos y está basada en el libro “Houdini: A Mind in chains. A Psychoanalitic Portrait” (Algo así como “Retrato psicoanalítico de una mente entre cadenas”), escrito por el doctor Bernard Mayer y con guión adaptado al cine por el hijo del galeno, Nicholas Mayer.

La miniserie promete escenas de riesgo, como una en que Houdini, Adrien Brody, o un doble, se arroja desde una altura de 300 metros al río Mississipi, además de las ya clásicas y claustrofóbicas escenas donde el mago, sumergido en unas tinajas llenas de agua, intenta desenmarañarse de candados y cadenas mientras contiene la respiración inflamando sus cachetes casi tanto como Dizzy Gillespie cuando hace sonar su trompeta.

Adrien Brody, a quien nos hemos rendido ante su talento interpretativo en la película “El Pianista”, de siempre talentoso y atormentado Romon Polanski, funciona ya como una garantía de éxito. Kristen Connolly es la actriz británica que interpreta a Bess Houdini, ayudante y esposa del célebre escapista.

Dicen los productores que Brody siempre había soñado con ser mago, o por lo menos con realizar con éxito algunos modestos trucos,desde su más tierna infancia, lo que, además de funcionar como un buen reclamo para la película, interpretar a Houdini ya debe ser en sí mismo algo así como "un sueño realizado", es decir, un eficaz acto psicomágico.

Sin embargo, vale la pena recordar que, como ninguno, Tony Curtis interpretó, mejor dicho bordó el personaje en aquella ya legendaria película de los años 50 titulada precisamente “El Gran Houdini”. Tal vez Brody pueda superarlo, aunque con igualarlo o estar a la altura del personaje ya me parece suficiente.

Siempre es muy atractivo ver actuar a un mago y más si se trata del Gran Houdini, razón por la cual supongo que esta miniserie es más que recomendable, habiendo tanta basura dando vueltas por la pequeña pantalla. Por lo menos en mi caso, aunque siempre soy más partidario de mantener un misterio que de sorprenderme con  su resolución, nunca ha dejado de sorprenderme como los espectadores caemos una y otra vez en el engaño; tal vez será porque tenemos ganas de creer en la ilusión y en los milagros.