Tal vez no hayan visto todas sus películas, pero cuando se pregunta en la calle por Antonio Banderas, los ciudadanos encuestados, público potencial de su Cine, no solo sabe de quién se les está hablando sino que responden con cariño y entusiasmo a la referencia. Antonio cae bien, es un actor al que se quiere y se admira.

No lo ha tenido fácil y en su caso cuenta tanto el recorrido, el esfuerzo y la experiencia, como los títulos rodados con los que tanto ha enganchado a los espectadores a lo largo de las décadas que lleva en activo.

Él mismo ha contado cientos de veces que salió de su Málaga natal hacia Madrid con una mano delante y la otra detrás y ha conseguido no solo triunfar de la mano de Pedro Almodóvar sino también en Hollywood, su segundo hogar, donde ha rodado decenas de películas y cuenta con una Estrella en el Paseo de la Fama.

El próximo 7 de febrero la Academia de las Artes y Ciencias Cinematográficas de España le hará entrega del Goya de Honor, un premio más relacionado con la avanzada edad que con los méritos por los se otorga, que es la base última de la decisión tomada.

El actor recordará el momento con la ilusión que le hace recogerlo y sus admiradores, pese a haberlo puesto en duda porque les parezca muy pronto que lo reciba, verán el acto como el homenaje que su trayectoria sigue mereciendo. Por supuesto, ésta no ha terminado, de hecho, ahora estrena Autómata, una cinta futurista en la que ha invertido un esfuerzo titánico que, afortunadamente, se nota en cada plano de la proyección.

¡No te pierdas las últimas noticias!
Haz clic en el tema que más te interese y te mantendremos al corriente con aquellas noticias que no debes perderte.
Televisión

Autómata está dirigida por Gabe Ibáñez, un madrileño que ha juntado al hasta hace nada matrimonio compuesto por el actor y Melanie Griffith. Los dos intervienen, él como protagonista absoluto, ella como secundaria ilustre, en un film en el que los robots son parte fundamental de un futuro sin futuro. Eva, de Kike Maíllo, nos demostró en el año 2011 que en España se pueden hacer películas que no incluyan únicamente a humanos en sus fotogramas.

Solo hace falta pulir los guiones para que todo sea perfecto, ya que los diseños de producción son igual de capaces que en las cintas norteamericanas de dejar al espectador con la boca abierta. Antonio tiene mucha culpa, y lo digo como afirmación irónica y bienvenida, de que este gran proyecto haya salido adelante y también debido a esa labor, de productor encargado de apoyar títulos que merecen un respaldo, la Academia le premia con el Goya honorífico, como si fuera el público el que se lo entregara.

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!
Haz clic para leer más