Variables como la motivación de una persona, el no cumplimiento de los propósitos que nos hemos hecho para el Año Nuevo, el salario, las deudas que arrastramos del período navideño, nuestra necesidad de reacción y el clima que nos acompaña, parecen ser los factores fundamentales de una fórmula matemática que denomina al tercer lunes de enero de cada año como el Blue Monday o el "día más deprimente del año".

Esta expresión ha sido acuñada por uno de los investigadores de la Universidad de Cardiff hace aproximadamente una década, llamado Cliff Arnal. Aunque la fórmula carece de base científica, referida por muchos investigadores como "pseudociencia", no ha sido requisito indispensable para que se haya difundido por un gran número de lugares.

Así, lo que este psicólogo afirma es que variables tales como las económicas, ambientales y motivacionales es posible que afecten a nuestro estado de ánimo.

Las personas cuando nos encontramos ante una amenaza como los gastos económicos en el período de Navidad, podemos llegar a vivir las situaciones con un elevado nivel de estrés, período en el que evaluamos nuestra capacidad y nuestros recursos disponibles para poder llevar a cabo lo que pretendemos. Con ello, hacen su aparición diversas reacciones emocionales como la ansiedad o la tristeza, repercutiendo en nuestro día a día.

¡No te pierdas las últimas noticias!
Haz clic en el tema que más te interese y te mantendremos al corriente con aquellas noticias que no debes perderte.
Historias

Quizás no pensemos tanto a nivel económico mientras nos encontramos disfrutando de las comidas, las compras de los regalos o las cenas y los compromisos laborales, pero cuando ha pasado la Navidad y echamos cuentas, podemos llevarnos más de un susto. Dirigir nuestra atención hacia todo lo que nos falta y lo negativo, nos hará sentir malestar.

Si de por sí, para muchas personas los lunes son caracterizados como deprimentes o el peor día de la semana, por aquello de que comienza de nuevo la rutina laboral y las obligaciones, el descubrimiento de esta fórmula parece no desmentirlo tampoco.

Aunque resulta bastante dudoso que toda la tristeza pueda aglutinarse en un día específico del año.

No sabemos si el Blue Monday será el día más triste y deprimente de cada año o tan solo es una estrategia comercial más, lo que sí reconocemos es que la cuesta de enero tras el período de Navidad, tiene lo suyo.

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!
Haz clic para leer más