La fortuna llegó de la mano de un obturador. Estar en el lugar y tiempo justo y conocer la técnica fotográfica al detalle, le permitió a Peter Lik capturar una imagen única y convertirla en una auténtica obra de Arte, por la que acaban de pagar la fabulosa cifra de seis millones y medio de dólares. Con esta cotización, "Phantom" ("Fantasma") -como se titula la obra -pasó a ser la fotografía más costosa de la historia.

"Phantom". Peter Lik, fotógrafo australiano con nacionalidad estadounidense, tomó la imagen de los poco más de 6 millones de dólares en el Cañón Antílope, en Estados Unidos.

Allí, una especie de cueva natural muestra la erosión del agua durante miles de años, dando lugar a un exótico paisaje de formas, texturas y luces que se cuelan del exterior. Con gran experticia fotográfica, Lik retrató parte de este escenario en escala de grises, en el que logra visualizarse, por efectos de la iluminación en conjunción con la técnica, una especie de imagen fantasmagórica que da nombre a la obra de arte.

"Fantasma" forma parte de un ensayo fotográfico que se destaca por la recurrencia de las tomas en blanco y negro.

Aunque su venta signifique un hito por la cotización alcanzada, no es la primera venta de una obra de Lik que supera el millón de dólares, pues ya en otras oportunidades había vendido fotos de su autoría a cifras considerables. Famoso y reconocido internacionalmente por su estilo y sus preferencias hacia la fotografía de naturaleza, la obra de Peter Lik demuestra, junto con el mercado actual de subastas de arte y peculiares objetos que logran recaudar inimaginables números para los simples admiradores y espectadores, el valor actual del arte en general.

Por otro lado, con este éxito comercial, también se destaca el talento creativo de un fotógrafo. En una era en la que la fotografía más doméstica pasó a ser casi una obligación, donde cualquier persona cuenta con una cámara en su poder, la venta de una única imagen a 6,5 millones de dólares reafirma que el arte no está en el objeto que lo crea, sino en la cabeza de quien lo construye, en este caso, Peter Lik.

Sigue la página Arte
Seguir
¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!