Publicidad
Publicidad

El panorama que presenta España para sus jóvenes es poco alentador. La mayoría, tras haberse sometido a años de estudio y formación, porque se supone que así tendrían un buen futuro laboral, ven ahora truncados sus sueños. Estancados en un pesimismo sin salida en su país, encuentran como único escape emigrar a otros países, decisión que planea más de la mitad de los jóvenes de España, con edades comprendidas entre los 18 y 30 años, aunque se prevé que, conforme vaya pasando el tiempo, la cifra irremediablemente se incrementará.

Según una reciente investigación realizada por el Instituto para la Sociedad y las Comunicaciones de Vodafone a más de 6.000 jóvenes europeos, los españoles somos de los más pesimistas, junto con los italianos, a la hora de encontrar trabajo, pensando que tendrán una vida peor a la de sus padres, por lo que no ven otra opción que la de emigrar en busca de ofertas laborales a países extranjeros.

Publicidad

Por otro lado, el estudio reflejaba el bienestar y seguridad de los jóvenes, por norma general, de Holanda y Alemania, que manifestaban un optimismo objetivo en cuanto al futuro laboral que les esperaba. Siguiendo con los jóvenes españoles, solo el 40% pensaban que encontrarían en un futuro un trabajo relacionado con el campo en el que se habían formado, frente al optimismo del 66% de los alemanes y el 59% de los británicos.

Sin embargo, teníamos que ser los primeros en algo. Según las encuestas que fueron realizadas a los jóvenes españoles, éstos son los más emprendedores frente al resto de los países europeos. El 40% desearía poner en marcha su propio negocio, aunque por ahora, lo ven muy difícil por la falta de ayudas económicas y la situación de crisis en la que se vive en España.

Publicidad
Vídeos destacados del día

Otra de las cifras más alarmantes sacadas de esta investigación, demuestra que el 43% de nuestros jóvenes, con edades superiores a los 27 años, siguen estudiando y formándose por la falta de salidas laborales, además de seguir viviendo en el hogar familiar con sus padres.