Hoy hace 35 años se editó uno de los discos más importantes de la historia del rock, el London Calling, de The Clash. Este doble LP ha sido uno de los más impactantes en la historia de la Música. Desde su portada, que emulaba al álbum de debut de Elvis Presley hasta cada una de sus canciones han inspirado fancines, nombres de bares y a músicos tan dispares como Amaral o Fermin Muruguza.

El London Calling está en todas las listas de los grandes discos de la historia. En 2003 la revista Rolling Stone lo posicionó como el número 8 entre los 500 mejores de todos los tiempos. Es la obra maestra de The Clash y aúna, como ninguno de sus trabajos, todas su influencias: el punk, el reggae, el rockabilly, el ska, el rhythm and blues y hasta el pop y el jazz.

El álbum salta de una a otra con naturalidad y sin brusquedades

Después de grabar el "Give´em enough rope" con un estilo distinto, mucho más acelerado, la banda decidió empezar de cero. Al fin y al cabo eso era el punk: hacer tabla rasa de todo. Para ello llamaron al productor Guy Stevens. Stevens no era desde luego un productor convencional. Llevaba a los grupos hasta el límite y su estrategia consistía en un crear una atmósfera tensa y hasta violenta donde surgiesen los sentimientos más primarios de los componentes. Era un montabroncas y tenía más cicatrices de peleas que todos los músicos juntos. Era también alcohólico y un tanto freak, pero tenía un conocimiento profundo de todos los sonidos de la América profunda.

En un making off filmado por Don Letts se ve a Stevens tirándole mobiliario a Joe Strummer e intentando asustarle. El resultado es que la grabación superó de un modo infinito las primeras maquetas que pueden escucharse como "vanilla tapes". Por otro lado, las temáticas del London Calling se ampliaron: la rebeldía, la insurgencia, las opciones que se abren a la vida, el peso del pasado y la historia.

Todo confluyó para crear una obra maestra que la banda nunca pudo repetir, ni siquiera acercarse.

Guy Stevens murió víctima de sus excesos y el siguiente trabajo, "Sandinista" careció de la inspiración del anterior. La banda desaparecería poco después, víctima de luchas de egos y de la falta de una dirección inteligente.

Para la historia, canciones como la homónima London Calling, Jimmy Jazz o Spanish Bombs.

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!