Podemos calificar como un éxito esperanzador, la vacuna que se ha experimentado en EE.UU. en un grupo de 20 personas voluntarios, al no haberse diagnosticado efectos secundarios que hayan complicado la investigación y al apreciar una satisfactoria inmunización a la grave epidemia del ébola. La farmacéutica Merck ha comprado la licencia comercial, obteniendo unos aceptables resultados, es un potente candidato para fabricar, servir el fármaco a sus clientes, desarrollar e investigar la vacuna. De momento, ante la pasividad demostrada ante la cruel enfermedad por la comunidad internacional hay luz al final del túnel y puede que no sea un tren que venga de frente.

Confiemos en los avances científicos.

Hay que tener en cuenta que se está comprobando que el ébola inoculado en personas expuestas a la enfermedad puede que en un sector determinado no afecte por lo que sería otro paso más a seguir luchando hasta la erradicación, que, a diferencia de otra enfermedad, se cobra un montón de vidas como la malaria, esta por ejemplo se transmite por medio de un mosquito y de estos existen un gran ejército difícil de derrotar. El origen del ébola puede que se encuentre en los murciélagos furgívoros de la familia pteropofidae existentes en 3 variedades.

Nos remontamos aproximadamente 30 años atrás en las Cuevas de Kitum, frontera de Uganda y Kenia, estos que son portadores de virus sin afectarse entre ellos, por lo que son receptáculos.

Se dice que se detectó por primera vez en el año 1976 en Sudán registrándose numerosos afectados y fallecidos y, en la República Democrática del Congo, en una aldea próxima al río Ébola, que da nombre al virus.

Aunque estudios más arcaicos, cuentan en siglos que esta epidemia se ha estado extendiendo a lo largo de los poblados situados en el interior de la selva. Llegada la noche, los murciélagos de la fruta salen de la cueva y algún primate no humano se contagia ya sea un gorila, chimpancé o mono al ingerir plantas u hojas contaminadas. Su origen, desde África Central, se transmitió de sus colonias, que se hallaban ubicadas en el hábitat del mamífero del que existen 166 especies, y la conexión de los poblados se extendió hacia la zona más afectada del África Occidental.

Otros también como el puerco espín y antílope, puede que sean portadores del virus. Del gorila, por ejemplo, su carne es ilegal para ser comerciada y el contagio puede afectar al ser manipulado el animal.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) alerta la enfermedad y, por el bien de la humanidad, es hora de que se coordinen los Gobiernos, ONGs, Mundo sin Fronteras y demás, dado que actualmente en los 3 países donde queda concentrado el virus, hay más de 16.000 afectados y apróximadamente 7000 muertes en total. Según UNICEF, 5 Millones de niños se han visto afectados por algún motivo, ya que a los afectados las familias no los acogen, hay pánico de contraer la enfermedad, no van a la escuela, están sin comida ni juguetes.

La lenta respuesta, recursos insuficientes y fuera de tiempo, urge óptimos resultados de vacuna.

La vacuna experimental, contra la EVE, consiste en un adenovirus de un chimpancé modificado, la agencia suiza de productos terapeúticos Swissmedic, según resultados dentro de dos meses se comprobará la eficiencia. Pero la emergencia que llega ahora y que desde que ya se manifestara el alcance de esta terrible epidemia el 31 de marzo con 128 casos sospechosos y 72 muertes, según el gestor de la organización Mariano Lugli de Médicos Sin Fronteras, ya se debía de haber actuado eficazmente.

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!