Fue comercializada en el Reino Unido una prueba que puede detectar si tenéis el riesgo de padecer la enfermedad de Alzheimer y una docena de enfermedades más. Esta prueba cuesta 125 libras, unos 160 euros, y utiliza una muestra de saliva para rastrear todo tipo de información genética, incluyendo la posibilidad de ver si se tiene una predisposición genética a padecer la enfermedad de Parkinson, ciertos tipos de cáncer o a padecer alopecia.

La capacidad de la prueba va más allá. El análisis puede incluso descubrir si la persona que se somete a la prueba tiene una preferencia por el café u odia las coles de Bruselas, en qué tipo de actividad física puede tener más éxito y dar información sobre sus antepasados.

La prueba, ya disponible en los Estados Unidos, fue vendida por 23andMe, una compañía financiada en parte por Google.

Cómo funciona esta prueba y en qué consiste

Las personas que se someten a esta prueba tienen que escupir en un tubo, lo sellan y lo envían a los laboratorios de la compañía para el análisis. Después de cuatro a seis semanas, los clientes recibirán por correo un informe detallado del análisis escrito en un lenguaje sencillo. La 23andMe, dirigida por Anne Wojcicki, esposa del cofundador de Google, Sergey Brin, ha dicho que "su objetivo es asegurarse que las personas puedan entender personalmente el genoma humano y sus beneficios."

La empresa tiene como objetivo el que las personas, conociendo las informaciones necesarias, puedan ocuparse de su salud de una manera mejor.

Vídeos destacados del día

Por ejemplo, la carta podría dar el impulso a alguien de dejar de fumar o empujar a controles más frecuentes, que puedan permitir la detección temprana de una enfermedad. Las pruebas genéticas que anteriormente estaban disponibles en el Reino Unido proporcionaban menos informaciones y eran más caros. Pero no todo el mundo está de acuerdo con esta nueva prueba. Hay quien dice que los conocimientos científicos detrás de este análisis no están suficientemente avanzados para proporcionar resultados fiables. Esto podría llevar algunas personas a ser falsamente tranquilizadas y otras a preocuparse inútilmente.