Dragon Ball es una de las sagas de manga y anime más famosas de la historia y algunos de sus personajes más icónicos son precisamente Vegeta, Goku (llamado en japón Kakarotto y de ahí el nombre de Vegetto para la fusión de ambos) y Son Gohan-Da, que con el tiempo se quedó en Gohan. Estos tres personajes se han vuelto muy queridos para los fans y han logrado con el paso de los años ser grandes reclamos para los fans en los juegos en los que participan, cuyo máximo exponente es precisamente la larga serie de #Videojuegos de combate basados en el anime y en el que estos personajes son ya auténticos clásicos. Ya desde el inicio se incluyó no solo a los personajes originales, sino también a la mayor parte de las fusiones, incluso en algunas ediciones a aquellas que nunca sucedieron sino que en algún momento estuvieron a punto de suceder.

Por supuesto las dos más recordadas son la de Vegeta y Goku y la que formaron sus respectivos hijos, Trunks y Goten y por supuesto suelen ser parte de los vídeos promocionales.

En este caso le ha tocado a Gohan por un lado y a la fusión de su padre con Vegeta ser los adalides del último juego de la saga Dragon Ball Xenoverse en él podemos verles en su mejor momento, con sus combos más poderosos y destructivos y sus transformaciones más exageradas, demostrando todo el poder que un Saiyajin puede llegar a hacer en un día tonto.

Por ahora seguimos recibiendo pequeños adelantos que no constituyen nada importante, pero poco a poco esos adelantos van haciéndonos ver que este puede ser un juego especialmente bueno en lo que ha calidad y prestaciones se refiere con respecto a otros de la saga, que últimamente estaba empezando a decaer un poco y haciendo que muchos de los aficionados echaran la vista atrás con cierta nostalgia y esperando que los buenos tiempos volvieran.

Vídeos destacados del día

Una de las características favoritas de muchos aficionados será la capacidad que se tiene en este juego de crear un personaje a la medida del usuario para hacer aún par personal el juego y llegar a vivir las aventuras de nuestra infancia con un personaje a nuestro gusto.