Publicidad
Publicidad

Llegaron a Manhattan en la segunda mitad del siglo XIX y vivieron su máximo apogeo en los años 30 y 40, coincidiendo con las oleadas de inmigrantes que huían de la Guerra Civil que se libraba en su España natal y que formaron un barrio entero de españoles conocido como ‘Little spain’. Se calcula que por aquellos años, en el West Village, alrededor de la calle 14, entre las avenidas Séptima y Novena, se asentaron unos 30.000 españoles que trasladaron su cultura y estilo de vida a un país nuevo que ofrecía innumerables oportunidades de futuro.

La historia de esos españoles, sus negocios, sus edificios y sus costumbres es lo que recoge el documental ‘Little Spain’ realizado por Artur Balder, un español-estadounidense de 40 años que ha recogido medio millar de fotografías, 150 documentos de todo tipo y testimonios en primera persona para contar la desconocida historia para la mayoría de la colonia española que se asentó en el corazón de Nueva York y fundó un barrio conocido como ‘Little spain’.

Advertisement

En la actualidad, el West Village es una de las zonas más exclusivas de la ciudad de los rascacielos y sólo conserva de aquella época el edificio de La Nacional, ahora convertido en la Spanish Benevolent Society, ubicado en plena calle 14 y que recuerda a todos sus visitantes que muchas vidas llegaron tratando de olvidar el pasado de hambre y horror para buscar un futuro de optimismo.

En el documental, Artur Balder entrevista, como no podía de ser de otra manera, a Robert Sanfiz, el abogado y secretario de la Spanish Benevolent Society que salvó a La Nacional de su extinción definitiva en el año 2007. Sanfiz cuenta la historia de ‘Little Spain’ con varias citas del ‘New York Times’ que se hace eco de la actividad española en la calle 14 durante el siglo XX, mientras que varios entrevistados relatan sus experiencias.

Advertisement
Vídeos destacados del día

Entre otros: Francisco Santamaría, marino mercante afincado en el entorno de la calle 14 desde los años 60, y Fernando Frade, Patxi Martín y José Pérez, un gallego que llegó a Manhattan en 1927 y entró a trabajar en El Faro, un restaurante que pudo adquirir junto a su socio Marcos Lugre en 1947 y que hoy en día todavía regenta su familia. El español recuerda especialmente su primer verano, “trabajando en la cocina del restaurante sin ventilación”.

El documental repasa la historia de edificios y espacios tan emblemáticos como el Centro Vasco Americano, que se fundó en 1913 y décadas después sería el germen de lo que hoy constituye la Euzko Etxea en Brooklyn. Allí se reunían los inmigrantes para hablar euskera y mantener vivas sus tradiciones y costumbres a miles de kilómetros de sus familias. Por supuesto, también se menciona la iglesia Our Lady of Guadalupe, la primera en la que se oficiaron misas en español en el siglo XIX. Y otros establecimientos emblemáticos del barrio como Trocadero Valencia, Casa Moneo, Iberia o Restaurante La Coruña, lugares levantados por aquellos españoles que huyeron en pos de un futuro y encontraron una tierra repleta de oportunidades que les acogió para darles pan a cambio de mucho esfuerzo.

Poco a poco, aquel grupo de emigrantes, no tan numeroso como los italianos o los vecinos irlandeses, se fue dispersando por otros barrios más prósperos y en la década de los 70 y 80 prácticamente desapareció, dejando como último vestigio el conocido restaurante La Nacional, por cuyas mesas han pasado celebridades de la talla de Marlon Brando. Hoy en día no existe ninguna señalización que recuerde que en la calle 14, entre las avenidas Séptima y Novena de Nueva York, un día existió un barrio que todo el mundo conocía como Little Spain.