En el anterior artículo se anunciaba a "bombo y platillo" la gala conmemorativa que el propio jienense Joaquín Sabina iba a realizar en Madrid y Barcelona para celebrar los 15 años de la aparición de su disco "19 días y 500 noches". Pues bien, en el primero de ellos, con el aforo "hasta la bandera", el cantautor no pudo contener el miedo escénico y acabó antes de lo previsto su concierto de gala.

Todo presagiaba que iba a ser una noche de ensueño, de esas que dejan huella en el espectador. El escenario, como siempre, preparado al detalle.

El cantante, vestido de verde y con el característico bombín de color negro. La energía desbordada en sus temas y la autoestima por las nubes, desgranaba, una a una, su margarita pueril. Pero, algo, a poco más de media hora de concierto, le sucedió. Dejó el micrófono y se bajó del escenario, dejando el protagonismo a dos de sus habituales colaboradores. Al rato, volvió a la "palestra" conmovido por lo que le había sucedido. No silenció ni ocultó delante de su público lo que le había ocurrido. Explicó que había mimado este concierto tras tanto tiempo ausente del escenario madrileño y eso le había pasado factura.

Él se refirió a una especie de "Síndrome Pastora Soler", cantante que ha abandonado temporalmente los escenarios por el pánico y la angustia que le daba estar encima de él.

Pues bien, aún así, ahora ya con menos fuerza y energía, se sentó en el taburete y prolongó hasta hora y media el concierto. Antes de entonar la última canción, "Y nos dieron las 10", advirtió que iba a ser la última, pues no se encontraba bien.

Y así lo hizo. Terminó la tonadilla, sin la energía habitual del "viejo pirata" y entre sollozos desapareció del escenario. Sus músicos, tras de él, con gestos pidieron perdón al público asistente que se debatía entre el respeto por lo ocurrido y la incomprensión con gritos de "tongo, tongo". Lo cierto y verdad es que el próximo martes tiene el segundo concierto en Madrid y no sabemos si se "bajará en Atocha" o estará por el "bulevar de los sueños rotos" haciendo disfrutar nuevamente a sus incondicionales. 

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!