Ángel Padilla, antitaurino y presidente de la plataforma "Toros embolados: abolición", lleva mucho tiempo luchando por erradicar esta cruel tradición en la que los toros sufren dolor y humillación. Nos ha concedido una entrevista para conocerle un poco mejor así como saber cómo seguirá su lucha en contra del anteriormente mencionado "festejo".

-¿Cómo empezaste a alzar tu voz por los animales?

-Desde muy pequeño ya era irreverente.

Recitaba el Padre nuestro en el recreo con palabrotas y todos los niños me seguían al rincón donde yo imitaba al cura y elevaba los salmos con exabruptos y blasfemias que a todos hacían reír. Siempre he sido independiente, he andando a contracorriente, mi mente siempre ha funcionado distinta a la de lo demás; cuando era pequeño no me entendía, de joven creía que era yo el que estaba mal y los demás tenían la llave de la felicidad, porque yo siempre encontraba cosas que no contribuían a que yo tuviese esa tranquilidad.

Poco a poco fui viendo que mi diferencia no era una enfermedad ni nada raro, solo que formaba parte de un carácter que a ciertas personas les acontece y que se les llama artista. Con mucho esfuerzo fui encontrando mi voz poética, tirando muchos borradores y libros a la basura; mis primeros libros eran ya contestatarios, contra la humanidad para mí muy ciega a la belleza que nos rodea y de la que pueblan.

¡No te pierdas las últimas noticias!
Haz clic en el tema que más te interese y te mantendremos al corriente con aquellas noticias que no debes perderte.
Casa Real

Allí comencé a informarme de la situación real de los animales no humanos entre nosotros, que como a todos los demás niños nadie me había revelado. Y decidí con rapidez que eran los grandes olvidados y los menos defendidos. Mi primer libro animalista fue el poemario La guadaña entre las flores. El cual hace poco he tenido una segunda versión mejorada y ampliada.

A la vez que los escribía me sentía más inmerso en el mundo del que hablaba, que yo veía y los demás no parecían advertirlo.

Mi entrega a la causa animalista se quedaba corta escribiendo libros para concienciar y me entregué a hacer poesía viva y patente en las calles, manifestaciones y lugares de esclavitud de los animales, como arma arrojadiza, como martillo de mariposa y granito que abra los corazones luz de un nuevo sol. Y hasta ahora he estado en multitud de manifestaciones, concentraciones, acciones directas artísticas en que el componente sorpresa es la base principal.

Creé el Colectivo "Grita" como respuesta a esta revolución que yo veía que comenzaba en el animalismo antiguo y desde el Reino Poético se me susurró que la nuestra se llama "La bella Revolución", porque es la más hermosa que jamás ha habido. Nuestros defendidos no pueden unirse a nosotros en las protestas y marchas, no saben qué pasa, no entiende qué ocurre ni que han hecho para merecer tanto desprecio, humillación y crimen.

Interpretamos su dolor y soledades nosotros, somos sus intérpretes. Y siempre entraré en los lugares de esclavitud para hablar con ellos. "La bella Revolución" es tan bella porque aglutina a todos los seres, buscamos liberar de la ceguera y de las jaulas a todos nosotros.

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!
Haz clic para leer más