Cuenta José Ignacio Lapido, entonces guitarrista de 091, que una noche estaba en el Pub "Silbar" de Granada cuando se les acercó un tío "malencarado y zarrapastroso" y sacó una "libretilla de esas de cuadros, sucia y hecha polvo" con unas letras para hacer canciones. A los 091 les resultaba familiar a pesar de su aspecto de pordiosero y jipioso, así que le dijeron al camarero que pusiese alguna canción de "The Clash" a ver qué pasaba. Y sí, aquel tipo era Joe Strummer. Entonces vagabundeaba por Granada, en plena crisis de la banda The Clash, se emborrachaba y perseguía a las chicas. Así estuvo unas semanas y un día, envuelto en el mismo misterio con el que llegó, desapareció.

Meses después, cuando los 091 estaban preparando las maquetas para un nuevo trabajo, Joe Strummer se presentó en el estudio dispuesto a ayudarles a grabar un disco. Para ello se trasladó a Madrid, donde conoció a Radio Futura y se metió de lleno en la noche de la incipiente movida madrileña. Era el año 1986.

La historia del tránsito de Strummer por Madrid es la que se narra en el documental "I need a Dodge" que se estrena estos días en España. El filme, dirigido por Nick Hall, cuenta la historia del paso del cantante por Madrid utilizando como nexo la anécdota de un Dodge 3700 GT de segunda mano que le regaló Santiago Auserón, de Radio Futura. Strummer vivía en Malasaña con el hermano de Santiago y este, harto de escucharle una y otra vez la frase "I need a Dodge" que, en la jerga del británico significada algo así como "echarse a un lado" un día se lo compró.

Una noche Joe lo aparcó en un garaje cerca de la Castellana y tuvo que salir volando hacia Londres porque su mujer estaba de parto. Consiguió llegar al hospital 10 minutos antes de nacer su hijo pero para cuando regresó a Madrid no recordaba el lugar del garaje. Hizo un llamamiento en una entrevista radiofónica en Radio 3 pero el coche nunca apareció.

Es la búsqueda de este coche la que le sirve de excusa al director de "I need a Dodge" para bucear en ese periodo de la vida de Joe Strummer, justo en los años en que The Clash firmaron su adiós definitivo.

En los últimos años son varios los documentales que se han estrenado sobre la vida de Strummer.

Entre ellos, "Joe Strummer: El futuro no está escrito" o "Quiero tener una ferretería en Andalucía", dirigido por Carles Prats y que recoge el tiempo que pasó en Granada y en El Cabo de Gata de Almería, lugares que el cantante británico adoraba. Las andanzas del músico en España han generado un sinfín de leyendas o anécdotas recogidas en estos documentales o en la recopilación de ellas que se puede encontrar en Internet, narradas por su amigo Jesús Arias. En ellas se retrata una figura humana, curiosa, comprometida y afable. Un inglés amable y afectuoso cuyo sueño era encontrar, pala al hombro, la tumba de García Lorca y, sobre ella, con su guitarra acústica, cantarle una canción.

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!