Mucho se habla de los viajes que realizo a Canarias el presidente del PP de Extremadura José Antonio Monago (48), pero poco sabemos del motivo sentimental que le obligaba a viajar con frecuencia a al Archipiélago, unas, según sus propias palabras, 30, 32 0 35 veces, da igual, si el motivo bien valía la pena. Olga María Henao Cárdenas (37), esta mujer colombiana, específicamente de la ciudad de Medellín, fue la causa por la que Monago perdió la cabeza, cuando era senador del PP, entre el 2009 y el 2010.

Ella vocal del mismo partido en Santa Cruz de Tenerife, mantuvo una relación a distancia con él, aunque luego esa relación se rompió y es lo que menos importa, porque lo que da motivos para esta revuelta que se ha levantado, es que esos viajes eran pagados por todos los españoles, y es que el PP, no para en las corruptela de toda índole.

Olga María, mantuvo una relación sentimental con otro miembro del Partido Popular y diputado al congreso por Teruel Carlos Enrique Muñoz Obón y fue la persona que la llevo a la coronación de Felipe IV como Rey de España, se ve que a esta chica le gustan mucho los personajes de renombre del PP. Muñoz cuando se destapo el escándalo y sabía que le salpicaría también a él, dimitió como diputado ya que él había realizado viajes a Tenerife pagando con la tarjeta que tienen los parlamentarios para gastos.

La mujer que paso de incógnito a famosa, es una licenciada en empresariales que actualmente se encuentra en Londres realizando un curso de reciclaje empresarial, es madre de una adolescente de 16 años fruto de un matrimonio fallido con un madrileño. Le viene bien estar fuera de España hasta que amaine la tempestad.

Vídeos destacados del día

Es una atractiva fémina que le gustar vestir según las últimas tendencias de la moda, además quiso participar como reina del carnaval de Tenerife pero por razones de edad no pudo hacerlo, no hay que negar que es una mujer muy guapa que le puede robar el corazón a cualquier hombre de hecho se lo ha roto a un senador y un congresista del mismo partido.