"En un lugar de la mancha, de cuyo nombre no quiero acordarme..." así empieza el libro más importante de la literatura española y el más traducido después de la biblia a nivel mundial. Escrito por Miguel de Cervantes, siempre han surgido multitud de dudas sobre dónde se escribió, a que lugar se refiere en ese comienzo, si existieron los personajes... muchas preguntas sin respuesta.

En los últimos años un historiador y Francisco Javier Escudero y una arqueóloga Isabel Sánchez Duque han encontrado documentos históricos que muestran como los personajes del quijote pueden tener su imagen en personas reales que coetáneos a Cervantes. Estos dos profesionales, este mismo año, demostraron como en la ermita famosa de Mota del Cuervo (cuenca) se estableció una venta medieval la cual podría ser el mesón donde Alonso Quijano se armó caballero.

Ahora han encontrado escritos donde muestran como puede haber personas a cercanas a Cervantes y vecinos de los pueblos Miguel Esteban y El Toboso, las cuales podrían ser los protagonistas reales de la novela. No textualmente si no en forma de parodia ya que Cervantes tenía un gran amigo Pedro de Villaseñor al cual intentaron asesinar cuando iba de Toboso a Miguel Esteban en 1581, por otro hidalgo Francisco de Acuña.

Según los textos, además de la información dada anteriormente, dicen que ambos iban vestidos de caballeros medievales, con todos los complementos, hecho del cual podría Cervantes parodiar su historia. Además aparece un tercer personaje, Rodrigo Quijada, el cual protagoniza un segundo intento de asesinato a otro Villaseñor en el El Toboso, un hombre muy mal visto según indican los documentos encontrados, por una vida polémica, ya que ninguno de los textos lo caracterizan como bueno. Por lo que se deduce, que de su apellido Cervantes pudo peyorizarlo añadiendo un sufijo y formando Quijote.

De todo esto se deduce que "El Quijote" es una forma de ridiculizar ya no a quien eran sus enemigos, sino a los enemigos de sus amigos, las personas que les hicieron la vida imposible a los Villaseñor. Además Rodrigo Quijada, según todo lo encontrado, se merecía toda la parodia y burla que se le da en la novela y dota de una hipótesis mas lógica que la que se tenía anteriormente sobre Alonso Quijano.