Mary de Dinamarca (Mary Donaldson) recibió anoche el Premio Bambi (Bambi Awad Show), en su 66 edición, en el teatro Stage de Berlín. Estos premios cada año reúnen a celebrities de diversos ámbitos: Uma Thurman, Bono de U2 (el cual se llevó un buen susto de camino a Berlín ya que su avión privado perdió la escotilla trasera en pleno vuelo), Toni Gran (top model), Nico Rosberg y Sebastian Vettel (ambos pilotos alemanes de Fórmula Uno), Ariana Grande, entre otros.

El Premio Bambi se creó en 1948, es un premio anual de televisión y de los medios audiovisuales que otorga la compañía alemana Hubert Burda Media. La futura reina de Dinamarca (42) fue premiada por su compromiso con las mujeres socialmente desfavorecidas, en riesgo de exclusión social y/o víctimas de violencia doméstica.

"Me siento realmente honrada. Recibo este premio Bambi como una antorcha de esperanza por cada mujer y cada chica que viven en medio de la violencia o con miedo de sufrirla. (…) Lo acepto en reconocimiento a todos aquellos que luchan por un mundo libre de violencia"

El premio se concede a personas que han inspirado al público alemán durante el año. Por este motivo recibió del "Premio de Caridad Bambi" de manos de la popular actriz alemana Maria Furtwängler (esposa del editor Hubert Burda, quien está detrás de dichos premios).

La presencia de los príncipes Federico y Mary de Dinamarca despertó una gran expectación en la alfombra roja previa al evento. La Princesa lució un traje, del diseñador danés Jesper Horving, de pedrería azul medianoche de corte sirena con un poco de cola, con un cinturón liso, un escote asimétrico, pendientes largos de aguamarina y un recogido romántico que realzaba su belleza.

Vídeos destacados del día

El Príncipe Federico, llevaba un esmoquin azul a juego con el vestido de su esposa. Mary de Dinamarca brilla por su belleza, elegancia y, por supuesto, por su solidaridad. A punto estuvo de tener un percance en el evento: al bajar las escaleras del escenario, se enredó con la cola del vestido y estuvo a punto de caerse pero consiguió mantener el equilibrio, recuperando la "compostura" con elegancia, hasta llegar a la primera fila del auditorio.