¡Quién lo iba a decir! Los españoles, tan dispuestos a los regalos por estas fechas navideñas, no quieren - por nada del mundo - que se les obsequie con dinero en efectivo o de plástico. Eso es, por lo menos, lo que se desprende del informe Thoughtful Spending. ¡Ni nada más, ni nada menos que al 52% de los encuestados no les gustaría dinero "tocante y sonante"! Pero, claro: ¡Para gustos,… Pues eso! También expone, el mismo informe, los diez peores regalos, los que a un "españolito de a pie" no le gustaría recibir en estas entrañables fiestas.

Se han hecho muy famosas las tarjetas regalo. Por prácticas que parezcan - ya que ahorran muchos dolores de cabeza -, el 38% de los encuestados desestiman ese obsequio porque les parece producto de las prisas de última hora.

¡Vamos, que mejor pensemos en otro regalito!

¿A quién no le ha venido a la cabeza alguna vez obsequiar en estas fechas algún utensilio para la cocina? Sería lógico pensar que estarían de moda en estas fechas por la proliferación y actualidad de los programas-concurso de cocina. Pues, ¡ni por esas! Casi igual de desfavorable este que el anterior regalo. Y así, hasta 10: que si una tostadora, que si un pez , que si una aspiradora o comida. Ninguno da la talla para nosotros.

Y, es cierto, que a todos se nos ha ocurrido alguna vez regalar este tipo de obsequios (y seguro que lo hemos hecho). Si hemos caído en esa trampa, ya sabemos lo que han opinado de nuestro buen y meditado regalo navideño; aunque, como somos prudentes, ¡no hemos dicho ni "mú"!

En estas navidades, concluye el informe, lo importante es la intención.

Vídeos destacados del día

Y, como a veces la intención no basta, pues ¡Nos pasa lo que nos pasa!: se nos despierta un sentido de culpa que queremos desaparecer del planeta. Pues bien, también ha sido recogido por el informe: los españoles estamos a la cabeza, solo superados por los italianos, de tener remordimiento de conciencia o de culpa por haber obsequiado algo que no ha gustado al destinatario.

La Directora del proyecto anteriormente mencionado da la clave para hacerlo bien estas navidades: reflexión, tiempo y pensar en los seres queridos. Es una gran pista para poner a cada uno en su sitio: las cosas, son únicamente manifestaciones del cariño que tenemos a los nuestros; los nuestros, son la parte principal de las compras. Por mi parte, mucho cariño y cercanía en estas fiestas y el mejor regalo: la alegría de estar todos juntos y querernos mucho. ¡Que aproveche! #Navidad