En los inicios del siglo XXI, la noticia parece sacada de un diario del siglo anterior. Pero no. Y afortunadamente no hay que seguir esperando para dar esta primicia, porque desde ahora, y gracias a la justicia, las mujeres pueden trabajar como maquilladoras de actores en las películas que se filmen en la India, un puesto reservado exclusivamente a los hombres. Esta modificación legal representa un hito en el lugar social que el género femenino ocupa en el país asiático, un indicio de que las mentalidades empiezan a cambiar.

A partir de este momento, informa EFE, las mujeres pueden aspirar a desempeñarse como maquilladoras en Bollywood, como es conocida la industria cinematográfica de la India.

El cambio de rumbo se produjo por el fallo del Tribunal Supremo que decretó la anulación de una cláusula que databa de mediados del siglo pasado. Esta barrera legal estaba incluida dentro de la normativa sindical e impedía a las mujeres poder ejercer el Trabajo de ser maquilladoras de actores, aunque no sus peluqueras, profesión si permitida para ellas. Ante esta prohibición, varias mujeres interesadas en que esta situación se revierta, presentaron un recurso legal ante el Tribunal Supremo de justicia de la India, amparándose en su Constitución, cuyos artículos contradecían lo expresado por el sindicato. Ante este argumento irrefutable, la justicia debió expedirse a favor del género femenino, que acaba de dar un importante paso para la aceptación sea definitiva, como así también su consolidación social en aquel país.

Vídeos destacados del día

Ser mujer, una desgracia. La cuestión del género es tan compleja que se han implementado insólitos métodos para paliar sus consecuencias. Es así que los médicos están obligados a no revelar el sexo del bebé durante el embarazo, para evitar abortos cuando la noticia es "mujer". Sin embargo, aunque tenga la suerte de nacer, el índice de mortalidad de niñas bebés es alarmante. Ser mujer en la India puede ser considerado una desgracia. Como se dijo en ocasión del gran descubrimiento, este es un pequeño paso para la mujer y un gran paso para la humanidad.