En los tiempos tan difíciles que corren, con la crisis económica actual, los ciudadanos españoles tienen que ajustarse el cinturón todo lo posible, hasta el punto de cambiar los hábitos y renunciar a ciertos placeres. A los españoles nos gusta disfrutar comiendo fuera de casa incluso en los días laborables y posteriormente hacer sobremesa o echarse una siesta.

Debido a la crisis la mayoría de españoles que tienen un empleo comen fuera de casa pero no precisamente en restaurantes si no en sus puestos de trabajo en zonas habilitadas para ello o en la calle, normalmente, en los parques públicos.  Para comer fuera de casa se ha puesto de moda de forma obligada la tartera. 

Aunque parezca mentira comer en tartera puede tener sus ventajas, no solo son desventajas. Podemos convertirnos en auténticos cocineros practicando nuevas recetas, la cocina no tiene porque ser aburrida, cuando se haga una receta y salga riquísima nos sentiremos bien con nosotros mismos y aumentara nuestra confianza y si se hace en pareja puede convertirse en una actividad divertida para los dos, algo importante teniendo en cuenta que debido al ritmo de vida que llevamos el tiempo con nuestras parejas se limita mucho y cuando tenemos días libres preferimos descansar y nos cuesta compartir actividades. 

En el trabajo comer en una zona reservada con otros compañeros puede hacer un efecto sociabilizado, interactuar con los compañeros puede fomentar el buen ambiente de trabajo y si comemos fuera eso nos puede animar a andar y así bajar la comida con mas facilidad. 

Eso si tenemos que tener cuidado con la nutrición, es importante comer de forma saludable y no abusar de algunos alimentos, somos lo que comemos.   En el pasado martes se presentó una campaña en la Comunidad de Madrid llamada " La Tartera Saludable"

Esta campaña se organizó para guiar a los funcionarios públicos a llevar una alimentación saludable y esta dirigida por Salvador Victoria, actual consejero del presidente regional Ignacio González.  

"Queremos concienciar a nuestra plantilla de que comer de manera desordenada puede perjudicarles, sobre todo a su salud y al desarrollo normal de su vida, pero también a su rendimiento profesional y a la probabilidad de sufrir algún riesgo laboral, puesto que en muchas ocasiones la hora de la comida está supeditada al horario laboral", ha declaró el consejero Salvador Victoria, quien ha recomendado complementar la alimentación saludable con la práctica de deporte habitual. Un tema mas que nos cambia la vida por la crisis.
¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!
Haz clic para leer más