El café está considerado, sin lugar a dudas, como una bebida muy especial, es posiblemente una de las más consumidas a nivel mundial en la actualidad. No podemos asegurar cuándo se descubrió el café como bebida, pero se han encontrados evidencias que datan del año 900 A.C donde se utilizaba el café con fines curativos para paliar diferentes dolencias.
Hay países que tienen una gran tradición cafetera desde hace siglos, otros países empiezan a dejarse seducir por el café o simplemente son grandes consumidores en la época actual. El país que más consume café es Finlandia, seguida de cerca por Noruega y Suecia, por el contrario, el país que menos consume es el Reino Unido seguido de Argentina y Rusia... en España somos amantes de esta bebida y ocupamos el puesto 19. Pero esta delicia no sólo es una bebida, hay un mundo más complejo detrás ella.
Es una de las mejores maneras de desperezarse cuando madrugamos para hacer nuestras actividades de la vida diaria, ya que posee una cantidad desorbitada de compuestos estimulantes como la cafeína. También es el protagonista en una tertulia con amigos o simplemente una excusa para quedar y sociabilizar.
Los estudios referentes al café son dispares, los hay que aseguran que el café es beneficioso para la salud y otros, que por el contrario lo consideran perjudicial. Uno de los estudios más relevantes del café que se posiciona sobre sus beneficios, es el del profesor Peter Martin del Instituto de Estudios del Café de la Universidad de Vanderbilt, el estudio recoge que es una bebida que nos mantiene en estado de alerta y nos sube la adrenalina, un quema grasas de gran efectividad, contiene complementos vitamínicos que no puede crear el cuerpo por sí mismo, te ayuda a no tener diabetes, combate los efectos de la depresión y el riesgo de tener algún día cáncer de algún tipo y te hace tener menos posibilidades de sufrir un infarto. Este punto es sin duda el más polémico, ya que otros estudios dicen lo contrario.
El café también tiene su lugar en el “mundo VIP” y es que son muchos los que toman esta bebida  de forma correcta y seleccionando el café de calidad.
Si usted quiere degustar un buen café, ha de seguir unas reglas básicas: el café no debe de llevar leche ni azúcar ya que estos no les dejaran apreciar su aroma y sabor;  saborearlo como si de un gran vino se tratase; huélalo, manténgalo entre tres y cinco segundos en la boca y no intente percibir todo el sabor y aroma de una sola vez, y para terminar, si el café es ácido, lo puede acompañar con un licor dulce para experimentar la mezcla explosiva, y si no es con licor, al finalizar su café desguste una onza de chocolate, le sabrá como nunca.
Después de este artículo es posible que mañana, su café le sepa distinto.
Haz clic para leer más