Ha sido una dimisión que el pueblo pedía a voces, porque la dimisión de Ana Mato, ha sido algo que la ciudadanía se merecía. Porque, ya son muchas tomaduras de pelo de la ex-ministra, porque en su momento nadie se creyó que no supiera los coches que tu ex-marido aparcaba en el garaje de su casa. Porque sus medidas eran tan impopulares como ineficaces, como bien nos recuerda el copago y su incapacidad de llevarse a cabo.

Porque nuestros médicos lo clamaron por las calles, ¡Ana Mato dimisión!, porque nuestros profesionales sanitarios se jugaron la vida por su ineptitud en el caso del ébola, donde nada se hizo bien, desde la extradición del misionero enfermo con el virus, hasta la ejecución Excalibur, el inocente perro de Teresa, una de las enfermeras voluntarias que atendió en el caso.

Porque además de ineptitud y tomaduras de pelo, ha faltado el respeto a la dignidad y a la inteligencia de los ciudadanos. Faltando el respeto a los padres andaluces, cuando en 2008 afirmó que, "todo sabemos que los niños de Andalucía son unos analfabetos". Y no ha respetado la dignidad humana, cuando a las mujeres solteras y lesbianas les apartó del sistema público de reproducción asistida o cuando dejo sin asistencia médica a los inmigrantes irregulares, destruyendo así la asistencia sanitaria universal de nuestro país.

Y ha faltado a la inteligencia de todos, casi cada vez que hablaba, aunque también es cierto que gracias a esto hemos podido ver grandes momentos de humor en sus comparecencias, como el "no es lo mismo una persona que no está enferma en su consumo de medicamentos que una persona que está enferma" que fue capaz de decir sin destornillarse de risa o el absurdo "hemos aprobado una medida aprobada"

Y es que después de aguantarla desde 2011, y tras el auto del juez Ruz, donde queda reflejado que la ministra sí se benefició de dinero proveniente de tramas de corrupción, la ciudadanía se lo merecía.

Ahora solo falta que cunda el ejemplo, y que todos los que tengan algo que ver con actos delictivos, dimita, aunque esto provoque que mañana no vaya nadie, o casi nadie al congreso.

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!