Expertos del Museo del Louvre, en Francia, confirmaron la autenticidad de estas piezas arqueológicas, que fueron sacadas del país de forma ilegal para ejercer contrabando, aunque el gobierno egipcio continúa reclamando otros 63 objetos sustraídos al mismo tiempo, conformando un total de 302 piezas.

Ali Ahmed, jefe del Departamento de Arqueología Recuperada, en Egipto, y Mamduh al Damati, Ministro de Antigüedades, confirmaron que la autentificación, y devolución a su país de origen desde Francia, lo que se llevará a cabo en pocos días, suponen un trabajo de coordinación y cooperación entre ambos países para intentar frenar el expolio y el contrabando que desde hace años se viene realizando en el país de los faraones.

Incluso es posible, que pronto se pueda firmar un acuerdo para seguir trabajando en contra del robo.

Los objetos sustraídos, datan de diferentes períodos de la Historia de Egipto, entre los que se encuentran estatuillas de diversa simbología, como una perteneciente a una barca funeraria, otras expuestas como ofrendas a sus antiguos dioses Osiris e Isis. Se han autentificado también diversos amuletos y otras figuras que se colocaban en las tumbas de los faraones con la forma de hombres y mujeres, que trabajarían para el faraón en el más allá. Los objetos de época más reciente se corresponden con el período en que Egipto perteneció al Imperio Romano, así como vasijas y cerámicas de la época bizantina e islámica.

A la espera de que los expertos del Museo del Louvre, confirmen la autenticidad de las piezas que faltan, el gobierno egipcio está emprendiendo una férrea lucha para evitar el contrabando de piezas de su país, investigando las casas de subastas, en cooperación con gobiernos internacionales, y a la vez, intentando concienciar de la importancia y la riqueza cultural que el legado del Egipto Antiguo, suponen para su país, que durante siglos ha sufrido el expolio y el saqueo.

Hace poco, a principios de noviembre, el tribunal egipcio condenó a 3 alemanes y 6 egipcios (3 de ellos, inspectores de antigüedades) a 5 años de cárcel, los primeros por haber sustraído piezas de la pirámide de Keops, entre las que se encontraba, un cartucho del propio faraón, y los segundos, por facilitar a los alemanes, el sacarlos del país de forma ilegal.

Por suerte, también pudieron recuperar todos los objetos robados, que se encontraban en Alemania. De momento, Francia no se ha pronunciado sobre la autoría de quién o quiénes cometieron este delito. Esperemos que con ayuda, Egipto pueda detener este robo sistemático de su identidad.

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!