Ahora más que nunca será más difícil prepararse las oposiciones por cuenta propia, sin la necesidad de academia o preparador personal. La etapa de cambios que se acercan aún están bien sin determinar, y son muchas las dudas que acechan a los estudiantes, cuestiones tales como cuántos temas habrá que prepararse, por qué cursos empezará a aplicarse esta nueva ley, qué consecuencias tendrá en las pruebas de acceso, entre otras.

A pesar de la inestabilidad de las oposiciones de 2015, ya es tiempo de empezar a prepararse y planificarse para conseguir un estudio exitoso. Lo primero con lo que se debe de contar es con el temario.

La última novedad que sabemos es que se aprobó la propuesta de los 60 temas, y ahora se pueden consultar los títulos de éstos en la web oficial del ministerio de #Educación. Teniendo los títulos del temario, habrá que ir desarrollando su contenido, cosa que no será de gran complicación con los libros de la carrera y con Internet. Se ha de tener en cuenta que todo debe ir adaptado a la Ley Orgánica de Mejora de la Calidad Educativa (Lomce).

En principio, hay cambios propuestos para Primaria (1º, 3º y 5º), en Infantil no hay ningún cambio significativo. Teniendo en cuenta todo esto, además de comenzar con la preparación de los temas, también se puede empezar a planificarse los términos más generales de los casos prácticos y de la programación didáctica, quedando solo por añadir las cuestiones más específicas como la legislación que aún está bien sin determinar.

Vídeos destacados del día

Además, se nos ofrece la oportunidad de buscar con tiempo ideas frescas y originales, recursos varios, con los que impresionar al tribunal durante la defensa.

Otro de los temas que aún está en el aire es la posibilidad de que existan ejercicios en competencias digitales y conocimientos de idiomas para estas futuras oposiciones de magisterio. Estos conceptos sería mejor prepararlos una vez sabidos con certeza si se aprueban o no.

Como consejo para empezar a estudiar, planifica bien tu tiempo y tus tareas, adaptándote y comprometiéndote a ellas. Para la hora del estudio, escoge un lugar alejado de los ruidos y tranquilo, en el que no hayan distracciones e interrupciones en tu plan de estudio. Recuerda que debes trabajar tu memoria para hacerla funcionar mejor y que el ejercicio físico es el mejor aliado para desconectar del estudio y recargar las pilas.