La compañía Chévere, fue premiada el pasado miércoles 26 de noviembre con el Premio Nacional de Teatro. Este, dotado con 30.000 euros, es el máximo galardón que se otorga cada año en España. El jurado valoró su vertiente humorística y un modo de hacer participativo y conectado con la realidad social y económica del momento. Igualmente, su dimensión internacional sin olvidar nunca sus raíces en el ámbito cultural de Galicia.

Chévere es una compañía que, ya desde sus inicios hace más de dos décadas, apostó por un modo de creación colectiva en el que el humor y la transgresión de los géneros eran partes fundamentales de su "método".

Todavía hoy se recuerda entre los aficionados al teatro en Galicia su primer espectáculo, el inolvidable "Río Bravo" una comedia familiar construida sobre el género del western. Con el tiempo su vertiente crítica ha ganado más peso y sus últimos espectáculos, el aclamado "Citizen", basado presuntamente en la biografía de Amancio Ortega, y "Eurozone", una crítica a la economía de casino que nos gobierna toman partido de un modo explícito por la realidad social que les rodea.

Chévere reconoce ser "una compañía pop", tanto en la estética como en el uso del lenguaje popular, extraído del cine, de los medios de comunicación de masas, del rock, o de Internet. Utiliza estos códigos que el espectador reconoce enseguida como propios para trastocarlos o deformarlos, pero dirigiéndose siempre al espectador en su propio idioma.

Así, renuncia a la "tradición del teatro bien hecho" y defiende otros métodos creativos, como el pastiche, lo no acabado, lo banal o incluso del mal gusto. Es esa falta de respeto por los tópicos teatrales, ya sean los de la vanguardia o los de la tradición, la que conforma uno de sus rasgos de estilos más evidentes.

Pero no es simplemente un modo "gamberro" de construir su lenguaje teatral. Es algo más sólido, una rebeldía que pretende ser permanente, cuestionando el discurso de la falsa profundidad psicológica, de la simulación, y ofreciendo una invitación al juego, a la inmediatez, al goce del instante.

Chévere, que dice prestar oídos atentos al discurso del 15M y a las calles, recogerá el premio, al contrario que otros artistas que han rechazado el mismo premio por motivos éticos.

Afirma, sin embargo, que seguirá sin ser complaciente con el poder.

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!