Carlos Pérez Naval, un niño de nueve años de Calamocha, un pueblo de la provincia de Teruel ha resultado vencedor de la 50 Edición de los Premios Wildlife de fotografía de naturaleza. Los Wildlife Photographer of the Year se convocan por el Museo de Historia Natural de Londres y la BBC Worldwide y desde 1965 tiene como objetivo mostrar la diversidad de la vida en la Tierra. El premio, que en sus inicios contaba únicamente con tres categorías, fue ya en sus inicios el galardón de referencia para la fotografía de naturaleza. Desde entonces no ha hecho más que crecer para convertirse en lo que es hoy: un escaparate del trabajo de los galardonados que ven millones de personas en todo el mundo.

En sus bases la organización aboga por una fotografía ética de la vida salvaje, sin exceso de ajustes digitales y con fotografías que sean una representación fiel de la naturaleza. Igualmente buscan imágenes innovadoras y evocadores, que conduzcan a la reflexión, haciendo hincapié en el bienestar de los animales y su entorno y dando voz a personas y lugares que, de otro modo, podrían pasar desapercibidos.

El certamen, además de los dos galardones principales "Mejor Fotógrafo del año" y "Mejor Joven Fotógrafo del Año", cuenta además con otras categorías en su modalidad de adultos: mamíferos, aves, invertebrados, plantas….etc, e introduce también 3 modalidades para jóvenes de hasta 10 años, de 11-14 años y de 15-17.

El pequeño fotógrafo español, vencedor en la categoría absoluta, ya había sido finalista en dos ediciones anteriores. El trabajo premiado, "Alacrán al sol", es una imagen de gran complejidad técnica, al necesitar de doble exposición, y en ella aparece un alacrán con el aguijón preparado para el ataque, mientras a su espalda se pone el sol.

Otro niño español, Marc Albiac, venció en la categoría de 11-14 años con un precioso retrato de una mantis religiosa en una posición casi imposible. Y para redondear el éxito de los jóvenes fotógrafos españoles, Marc Montes fue finalista en la misma categoría con una fotografía de una inquietante serpiente.

Kate Middleton y David Attemborough fueron los encargados de entregar los galardones a los niños. Juntos a ellos recibieron también sus premios entre otros Michael "Nick" Nichols, al mejor fotógrafo del año con una imagen de leonas sesteando en el Serengueti y el inevitable genio rumano Bence Maté, que venció en la categoría de aves y es, a sus 29 años uno de los más premiados del mundo. Maté también en 2002, cuando contaba con 17, obtuvo el Young Wildlife Photographer of the Year. Quizá esto sea premonitorio para los pequeños fotógrafos españoles. En cualquier caso, los grandes de la fotografía de naturaleza como David Santiago o José Benito ya tienen herederos.

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!