Un hecho de actualidad llama la atención a quienes realmente creen en la esencia del amor como tal y a otros tantos que no. Dos ex presidiarios gozan actualmente de la libertad y el amor, solo les falta conseguir un trabajo como a mucho de los españoles de hoy en día. En su entrevista, aclaran que en su situación es mucho más difícil. Quizás a Héctor y María lo que más les unió es el hecho de estar en una situación similar. Esta pareja comenzó a cartearse gracias a sus respectivos compañeros de cárcel, los cuales le dieron esta idea. Comenzaron a hacerlo con el único fin de tener una amistad, hacer algo o distraerse… pero lo que ellos ignoraban es que iban a enamorarse como lo están ahora.

Héctor, quien ingreso entre rejas por el hecho de traficar con drogas lo daba todo por perdido y quería acabar con su vida. Desde que conoció que la situación personal de María era mucho peor, la valoro como una persona más "grande" y considero que lo que había sufrido el no se podía asemejar al dolor que María podía haber pasado. 450 cartas fueron intercambiadas entre estas dos personas. María, que ingreso en prisión por traficar con drogas en un bar, tuvo que aprender a leer y escribir las cartas que le enviaba quien en un futuro quería ser su futuro esposo. Tan solo tardaron 1 año y medio en conocerse en persona aunque en ese entonces ya estaba todo decidido y el físico era lo que menos importaba.

En la cárcel aprendieron pintura, cocina, informática y limpieza industrial, aunque dada su dura condición no encuentran trabajo en ningún sitio.

Vídeos destacados del día

Gracias a una asociación de atención social han recibido mucha ayuda, aunque reconocen la falta de ingresos. Mientras tanto dicen que hacen lo que más les gusta: caminar sin ningún límite, sin el límite de un patio de cárcel que juran más nunca volver a pisar. Entre dos cárceles de Barcelona surgió el amor sin importar o sin verse condicionado por un aspecto físico. Ambas desgracias unieron a dos personas tristes y solas que hoy en día están intentando luchar por volverse a ganar la confianza pública y una integración social.