La morfología de los huesos depende de tres factores muy diferenciados: el sexo, la genética y la edad. Las mujeres poseemos huesos de dimensiones más pequeñas que los hombres. La edad es un factor muy importante a la hora de hablar de la salud de nuestros huesos. Durante la infancia y la pubertad, los huesos se forman, se hacen fuertes, resistentes y se consolidan con la masa ósea que tendrán hasta que llegue la madurez.

En ese momento, la salud de nuestros huesos dependerá de la masa ósea que tengan.

A partir de los 35 años, la masa ósea comienza a disminuir ya que el proceso de formación y restauración ósea se ralentiza debido al envejecimiento. En ese instante, si no tenemos hábitos de vida saludables y no consumimos calcio y vitamina D en cantidades suficientes, la osteoporosis tiene muchas papeletas para aparecer.

Pero, ¿qué es la osteoporosis? Es la pérdida de masa ósea debido al envejecimiento, lo que provoca que el hueso sea más frágil. La consecuencia principal: las temidas fracturas. Pero, lamentamente, no es la única consecuencia. Pérdida de estatura, dolor, modificación de la curvatura de la columna vertebral, pérdida de movilidad y funcionalidad y caídas fatales que pueden derivar en muerte. La osteoporosis ataca en silencio. No sabemos que la tenemos hasta que no sufrimos la primera fractura en nuestras carnes.

Si tienes o conoces a alguien que tenga entre 50 y 64 años recomiéndale que vaya al médico para que le haga una prueba de densitometría.

Es una prueba totalmente indolora que dura unos 15 minutos más o menos. Más vale prevenir que curar. Los principales factores de riesgo de padecer osteoporosis son:

  • Ser fumador y bebedor de alcohol habitual.
  • Haber experimentado una bajada de estatura de,al menos,4 centímetros en menos de un año.
  • Pesar menos de 60 kg o haber adelgazado mucho sin motivo aparente en poco tiempo.
  • Si eres celiaco,tienes EPOC(enfermedad pulmonar obstructiva crónica),artritis reumatoide o la enfermedad del Crohn ten especial cuidado con tus huesos.
  • Ausencia del período menstrual por varios meses exceptuando un embarazo.
  • Tener más de 65 años.
  • Antecedentes familiares de fractura de cadera.
  • Haber consumido cortisona durante más de 3 meses.
  • Bajo nivel de testosterona en los hombres y menopausia en mujeres menores de 45 años.

Si ya padeces la enfermedad existen tratamientos para aumentar la masa ósea o para ralentizar la pérdida de hueso.

Una fórmula que funciona (tanto si padeces osteoporosis como sino): ejercicio+calcio+vitamina D. Cuida de tus huesos. Es por tu salud y llegarás muy lejos.

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!
Haz clic para leer más