Ciera Kelso es un niño de 8 años que al año de nacer, justo después de comenzar a caminar, fue infectado por una Meningitis Septicemia por lo que perdió ambas piernas. Este es capaz de moverse gracias a su silla de ruedas o actualmente con piernas ortopédicas.


La meningitis es la inflamación de las meninges, es decir, las membranas que recubren el cerebro y la médula espinal. La septicemia es la forma en que la sangre queda "envenenada " por el transcurso de la enfermedad. La meningitis y septicemia pueden ser difíciles de reconocer aunque también hay síntomas claros como son la fiebre, los vómitos, la rigidez en el cuello, somnolencia, dolor articular así como muscular.


Muchas personas no sobreviven a esta enfermedad y mueren, pero un tanto por ciento de enfermos sufren daños y efectos secundarios sumados al daño cerebral, la sordera o amputaciones múltiples, como la perdida de memoria, agresividad, ansiedad, depresión...


En el caso de este niño, aunque desgraciadamente sufrió la enfermedad desde el primer año de su vida, ha intentado llevarlo lo mejor posible, y teniendo una infancia como todos los niños que le rodean. Además la familia y allegados tienen una asociación, pues el coste de sus piernas ortopédicas es elevado, y a través de esta página la gente puede enterarse de su caso y aportar dinero con el fin de hacerle la vida mas fácil.


Los niños cuando van creciendo tienen la necesidad de explorar y aprender, y Cieran no iba a ser menos, pues aunque tenía la conciencia de su minusvalía, él tenía la esperanza de aprender a nadar. Este sueño se hizo realidad cuando vio la película de La gran aventura de Winter, el delfín. Ésta trata de como a un delfín se le es amputada su cola, por lo que no es capaz de nadar, no obstante lo consigue gracias a una prótesis. Esta película, basada en hechos reales, pues Winter realmente existe, le devolvió al pequeño la esperanza de nadar además del deseo de compartir agua con el delfín.


Fue entonces cuando su padre, Gary, se puso manos a la obra para conseguir dinero suficiente para poder pagar una par de aletas protésicas para que pudiera nadar "Hay algunos sentimientos bastante intensos que surgen al ver a Cieran nadar con el delfín. Sus primeras palabras cuando lo vio en la cinta fueron, 'Winter es discapacitado, como yo'", dijo Gary Kelso. Y así fue, como el menor pudo cumplir el sueño de conocer a su héroe acuático, además de nadar junto a él en el acuario Clearwater Marine Aquarium en Florida. Todo un ejemplo de valentía, fuerza de voluntad y ganas de vivir.

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!
Haz clic para leer más