La OMS tiene la lupa puesta en el brote de ébola que se ha desatado en África Occidental y se ha extendido a países como Estados Unidos y España tocando muy de cerca a las grandes urbes y al mundo desarrollado. La crisis del ébola es, sin duda alguna, "la más grave emergencia aguda de salud pública en los tiempos modernos"-según afirma la directora general de la OMS Margaret Chan.

Sin embargo, mientras el virus del ébola estaba haciendo de las suyas, otros virus han causado brotes en otros países del mundo.

Son brotes de escasa relevancia,en comparación con la epidemia de ébola, pero no hay que bajar la guardia.

Virus como el MERS-CoV(Middle East Respiratory Sindrome Coronavirus) ha provocado un brote de una enfermedad respiratoria grave en Arabia Saudita y Austria. Los síntomas van desde tos, fiebre y dificultades para respirar.Se trata de una patología nueva en humanos de caracter letal.

El virus Marburg ha causado estragos en el país africano de Uganda y pertenece a la familia de los filovirus que causan fiebres hemorrágicas.

La polio ha atacado con fuerza en países como Brasil, Guinea Ecuatorial, Camerún y en todo el Oriente Próximo. Se ha extendido de forma endémica dejando paralíticos a miles de afectados.

La gripe aviar tipo H5N1 y tipo H7N9 aún no han desaparecido del mapa y se teme mucho por ellas y su propagación al ser humano.

La fiebre amarilla ha vuelto a brotar en la República Democrática del Congo gracias a la picadura del mosquito del género Aedes.

El ébola,hasta ahora, se había considerado un agente patógeno de bajo riesgo al igual que los virus anteriormente mencionados. El gran temor y preocupación de los expertos en epidemiología es que la constitución genética de estos patógenos sufra cambios. De ser así su control sanitario sería muy difícil y podrían convertirse en posibles agentes propagadores de nuevas pandemias mundiales.

Es por ello que todos estos virus están siendo profundamente estudiados y objeto de múltiples ensayos para lograr una ansiada cura.

En el punto de mira principal se encuentran el coronavirus y la gripe aviar.

El coronavirus posee seis variantes de las cuales dos son mortales: el SARS y el MERS. Esta tipología de patógenos proceden de animales y de ellos se contagian a los humanos. Por ejemplo,el MERS proviene del camello y la gente lo contrae al beber su leche y consumir su carne.

Una vez más la lucha a contrarreloj entre la ciencia y la naturaleza para lograr ganar la batalla a la muerte.

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!
Haz clic para leer más