Después de que en las últimas semanas asistiéramos a un cruce de declaraciones entre Joaquín Sabina y Juan Carlos Monedero, uno de los rostros más visibles de Podemos y el considerado como "número dos" de facto, parece que por fin se ha firmado una paz que promete ser duradera. La polémica la inició el cantante con unas declaraciones en Chile en las que decía que aunque auguraba éxito al partido Podemos, un movimiento nacido de la desesperación y el hartazo ciudadano, esta fuerza tenía "un lenguaje parecido al discurso marxista de principios del siglo XX" y les recomendó reciclarse y adaptarse al siglo XXI.

Estas manifestaciones fueron contestadas por Juan Carlos Monedero, que aconsejó a Sabina que se dedicase a cantar, "que es lo que sabe", añadiendo que la cultura política del cantautor no estaba a la altura de su comportamiento político. El cruce de declaraciones continuó cuando en el programa de Risto Mejide, "Viajando con Chester" el presentador trató de reavivar la polémica. Sabina, de forma muy prudente simplemente contestó: "me pasa con Podemos lo de una canción de Serrat. Me gusta todo de ti, pero tú no", añadiendo que todo lo que decía esta formación política le sonaba muy bien, pero no así "su soniquete".

Sin embargo, esta noche ambos bandos han firmado la paz y limado esas asperezas.

Al final de una larga entrevista que Jordi Évole mantuvo con Pablo Iglesias para el programa "Salvados", el presentador sorprendió al líder de Podemos marcando el teléfono de "un amigo tuyo". Ante el rostro de incredulidad de Pablo Iglesias, fue Sabina el que respondió a la llamada mientras para afirmar, apenas iniciada la conversación, que él había celebrado mucho la aparición de Podemos y que de no haber aparecido habría que haberlos inventado.

Sin embargo, añadió, se sintió molesto por las palabras de Monedero antes citadas.

Pablo Iglesias, que en otras ocasiones había manifestado su admiración por el cantante y haber crecido con sus canciones disculpó a Monedero, explicando que "tenía un carácter muy fuerte", que "nunca se callaba" y que en realidad también había querido en aquellas declaraciones manifestar su respeto por el trabajo artístico de Sabina, aunque se pudiese discrepar con él ideológicamente.

Sin darle más importancia a la polémica Sabina, en un tono muy afable y afectuoso, "amenazó" a Pablo Iglesias con subirle algún día con él a cantar a un escenario y, ya más en serio, pidió un lugar, aunque fuese en la retaguardia, para estar en la misma trinchera en la que lucha Podemos.

Sigue la página Televisión
Seguir
Sigue la página Podemos
Seguir
¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!