La mayoría de nosotros hemos sido y somos víctimas constantes de los cambios de temperatura, especialmente cuando se avecina la llegada del invierno. En los meses de invierno, pasamos una gran parte del tiempo en espacios cerrados por lo que la propagación de los virus será más fácil y evidente. A pesar de que achaquemos al frío la mayoría de las enfermedades de garganta, entre otras, la realidad es que enfermedades como puede ser un resfriado común pueden ser producidas por una "vasoconstricción" de las mucosas que hace que bajen las defensas de la zona. Sobre eso último no hay ninguna prueba exacta.

Mucha gente tiene una idea errónea y piensa de manera contundente que el catarro, resfriado o la Gripe se producen por el frío.

Esto es un error, estas enfermedades son de carácter vírico y por tanto el frío, por muy intenso que sea, será incapaz de producir un resfriado o un catarro por sí solo. Según los expertos esto se trata de un hecho evidente "Sin agente infeccioso, no hay infección"

Como nombré antes, el hecho de que un grupo de personas se encierre en un lugar tiene como consecuencia la fácil propagación de un virus. Un claro ejemplo podría ser la clase de un colegio o una oficina en donde las mesas estén bastante cercanas. Una de las frases que bastante usamos son las de "Abrígate que vas a coger frío" como si esto implicara ponerse malo. Resulta que los modelos científicos optan por otra "la infección es consecuencia del contacto con un individuo infectado, la temperatura no tiene nada que ver"

Para evitar resfriados o cualquier enfermedad general podemos seguir unos cuantos consejos.

Vídeos destacados del día

La ingesta de vitamina B en nuestra dieta será importante ya que reforzara el sistema inmunológico y cuidará el corazón y las arterias. La vitamina C presente en jugos de naranja o limón presentan unas propiedades antisépticas que lucharan contra los virus y bacterias. Podemos sustituir el azúcar por la miel. Este producto contiene características que ayudan a calmar el dolor de la garganta o a suavizarlo, aparte tiene propiedades anti-bacterianas y antioxidantes. Por otro lado el ajo es un alimento bastante común en nuestra cocina y sirve para combatir los posibles virus o bacterias

Independientemente de los cambios de temperatura, si pasamos frío o calor, tener una dieta equilibrada y saludable y añadir a nuestro día a día una rutina de ejercicio físico, ayudará sin duda alguna al correcto desarrollo y mantenimiento anímico y físico de nuestro organismo evitando posibles enfermedades, no solo a nivel físico sino también psíquico.