Este pasado jueves 16 de octubre se celebró el Día Mundial de la Alimentación. Uno de los objetivos de desarrollo del milenio (ODM) que se marcó la ONU como meta fue "hambre cero". El plazo para conseguirlo vence a finales de 2015 y a día de hoy hay en el mundo 805 millones de personas que están pasando hambre. Pero el esfuerzo, aún siendo insuficiente, ha conseguido que la cifra de este año sea 37 millones menos que la del año pasado.

Gracias a este pequeño y a la vez importantísimo logro (63 países consiguieron "hambre cero" en sus poblaciones), el Programa Mundial de Alimentos (PAM) quiere hacer hincapié en los beneficios que supondrían para el mundo erradicar el hambre.

Los niños crecerían sanos y con esperanzas de un futuro, los países pobres podrían hacer inversiones a largo plazo beneficiando así a las generaciones futuras o lograr que algunas comunidades sean autosuficientes.

También se han presentado algunas de las causas por las que no se consigue alcanzar los objetivos. Según las estadísticas, una de cada nueve persona en el mundo no dispone de alimentos, lo que les impide llevar una vida activa. La mayoría viven en países en vías de desarrollo, donde el indice de personas desnutridas es muy alto y se ceba principalmente en los menores de 5 años siendo esta la mayor causa de muerte, casi 3.1 millones cada año.

El continente con mayor número de personas desnutridas es África, una de cada cuatro personas pasa hambre. Seguido de cerca por Asia, los dos tercio de la población pasan hambre.

Si hablamos de proporciones, en los países en vía de desarrollo, uno de cada seis niños está por debajo de su peso y uno de cada cuatro sufre raquitismo. Más de 66 millones de niños de primaria van al colegio con hambre y en África la cifra alcanza los 23 millones. Para poder alimentar a estos millones de niños se necesitaría unos 2.500 millones de euros (una cifra irrisoria comparada con lo invertido en armamento).

Aun así, desde 1990 se ha conseguido, en algunos países, reducir casi en un 50 por ciento las personas que pasan hambre. Pero aún queda un largo camino ya que la cifras de personas desnutridas, a día de hoy, es terriblemente alarmante y los que se llevan la peor parte son los países de África Subsahariana.

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!
Haz clic para leer más