Hace un par de días Wilko Johnson declaró que su organismo estaba libre de células cancerígenas y curado del Cáncer de páncreas "para siempre". El temible diagnóstico le llegó al músico en 2012. Entonces los médicos le advirtieron que el tumor estaba avanzado y que su pronóstico de vida era de unos nueve o diez meses. Sin embargo, Wilko renunció a someterse al tratamiento de quimioterapia y anunció que el tiempo que le restase quería pasarlo disfrutando, pisando los escenarios y dedicándose a vivir cada segundo con intensidad.

En este tiempo giró por todo el mundo, continuó con la grabación de la serie "Juego de Tronos", donde interpreta al siniestro verdugo Ser Ilyn Payne, y grabó el que pensaba su último trabajo discográfico, "Going back home", junto al vocalista Roger Daltrey de The Who.

El álbum, que era una idea antigua permanentemente aplazada, se concibió como un homenaje a los grandes éxitos que construyeron la historia de Dr. Feelgood y todo él es una declaración de principios, empezando por el título, que proviene de la canción homónima que afirma: "Quiero vivir como me gusta. Dormir toda la mañana. Salir a buscar diversión por la noche".

Del mismo modo afrontó Wilko su enfermedad, manifestando que desde el primer momento la aceptó y no perdió ni un minuto de sueño. "Decidí que era la manera de tratar con ella, no maldecirla o luchar contra ella ni nada de eso. Simplemente tratar de disfrutar el tiempo que queda, lo que había hecho. Para hacer eso, tienes que aceptarlo, sí, vas a morir, algo que es toda una experiencia porque te da una forma totalmente distinta de ver las cosas".

Sin embargo, en el mes de abril de este año los médicos le propusieron una operación muy agresiva, la pancreatectomía, en la que se extrae completamente del organismo el páncreas, el bazo y parte del estómago, practicándosele una especie de bypass, un puente que permite a los fluidos discurrir a través del sistema digestivo.

La operación duró 11 horas y el tumor que se le extrajo pesaba 3 kilos. Transcurridos estos meses en observación, recuperándose y volviendo poco a poco a una alimentación normal el guitarrista ha anunciado que el cáncer no se ha reproducido y que espera estar ya libre de él. Wilko ha manifestado que seguirá con sus conciertos y que todavía tiene que hacerse a la idea a que tiene un poco más de tiempo, pero muy probablemente lo volvamos a ver en España, país al que acude muy a menudo.

Dr. Feelgood fue una de las bandas más importantes del llamado "pub rock", un género que, en la época en que en Londres imperaba el rock progresivo, buscaba una vuelta a los esquemas básicos del rock y a las raíces del rhythm and blues. Pero a diferencia del resto de bandas del género, Dr. Feelgood tenían además una actitud en el escenario salvaje y agresiva y, como dijo la crítica de entonces, sus músicos "parecían maleantes endomingados con chaqueta, recién llegados de un funeral de gángsters". El estilo como guitarrista de Wilko, su rostro hierático, los gestos de lunático y sus saltos y convulsiones en el escenario, contribuyó a darle a la banda ese aspecto indómito. Acompañado por el borrachín y malencarado cantante Lee Brilleaux, sus conciertos parecían una reunión de tipos peligrosos y en el aire flotaba un halo de amenaza.

Ambos firmaron unos álbumes plenos de potencia, en particular el grabado en vivo "Stupidity" que contenía todas sus grandes canciones: "Back in the night", "Roxette", "Going back home", así como inolvidables versiones como el clásico "Walking the dog". El disco les catapultó al éxito y fue una de las fuentes de inspiración en la que bebieron los grupos punks que entonces aún se estaba gestando. En 2009 Julian Temple grabó un documental sobre la banda titulado "Oil City Confidential".

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!